Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

12/10/2010 - José Francisco Fernández Belda
El políticamente incorrecto Cristóbal Colón

En la mañana del 12 de Octubre, sobre las 10 y hasta poco menos de las 11 horas en que desaparecieron sin dejar rastro, apenas una docena de activistas de no se sabe muy bien qué, tomaron el monumento a Cristóbal Colón para fijar en el sus proclamas, casi con seguridad extraídas de luminosas e ilustradas leyendas escritas en sobres de azúcar bolivarianos. Eso no tendría demasiada importancia, de hecho su protesta no ha sido secundada ni por sus propios militantes, si no fuera por dos circunstancias. La primera es que no creo que ningún grupo social tenga derecho a pegar carteles en ningún tipo de monumento, ni a favor ni en contra de lo que en el se represente. Pueden libremente expresar su opinión con sus lemas escritos sobre pancartas que exhiban o paseen por donde estimen conveniente, siempre que encuentren personas dispuestas a tal trabajo, que una cosa es dirigir un cotarro en la sombra y otra coger el palo de una pancarta y comprometerse públicamente.

Hay que constatar y agradecer el hecho cierto de que este grupúsculo, al menos, no embadurnó ni deterioró el mármol de este monumento, como otros energúmenos habían hecho en años anteriores, con pintadas realizadas con ese arma revolucionaria que es el bote de spray. En este sentido, y refriéndome a otro sucedido anterior en el que también se utilizó este artilugio de guerrilla urbana, creo que las autoridades gubernativas ya deberían haber tomado medidas para exigir a los responsables de las pintadas a favor de la huelguita general, firmadas con las siglas de PCPC con su hoz y martillo, limpiaran todos los muros y paredes deterioradas o les hicieran pagar una multa por aquello de “Se prohíbe fijar carteles. Responsable: la empresa anunciadora”. ¿No suelen ellos mismos afirmar que quien contamina paga? Pues a pagar, si fueran o fuesen coherentes.

Pero la segunda cuestión, la más importante a mi entender, es el batiburrillo mental que reflejan las fotos y los textos de la protesta de “Resistencia Anticolonial”, dicen ellos. Cualquier apelación a la coherencia tropieza con múltiples enigmas. De entrada, han elegido para su protesta precisamente el día en que Colón llegó a América, pero octubre es un mes lleno de eventos transcendentes en el mundo, que también habrían podido servirles. Por ejemplo, y sin agotar la larguísima lista, la Revolución de Octubre en Rusia; la huelga general revolucionaria de octubre de 1934 en España contra la II República alentada por el del PSOE, UGT, CNT, PCE, Largo Caballero o Indalecio Prieto; 7 de octubre, la batalla de Lepanto; 24 de octubre la fundación de la ONU; el 2 de octubre la matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en la Ciudad de México.

Para la elección de las fotos a pegar en la pancarta, los promotores de la iniciativa tuvieron que meditar larga y concienzudamente. Es fácil imaginárselos discutiendo como lo hacían los componentes del consejo político de actividades anti romanas en aquella memorable escena de la película “La vida de Brian”, film muy recomendable para cualquier aspirante a buen revolucionario. No es fácil buscar un vínculo de unión de personajes singulares en esta protesta concreta, más de allá del mero voluntarismo que olvida o tergiversa la historia, “agitpró” lo llamaba Lenín o Trosky.

Entre las fotos seleccionadas aparecen, destacados, el Che Guevara y Belén María. Según ellos ambos asesinados por el colonialismo. No sé que opina la familia de la tristemente atropellada joven durante una concentración de portuarios, ¿realmente creen que el aterrorizado conductor, cuyo coche fue atacado por los “pacíficos” manifestantes, era un agente del colonialismo? También incluyeron a El Corredera junto con Emiliano Zapata o Secundino Delgado, todos ellos, dicen, también asesinados por el colonialismo. Lo trágico de estos sarcasmos es que hay gentes que, sin conocer ni estar dispuestas a estudiar la historia, acaban creyéndose esta sopa de nombres, sin más vínculos entre sí que el voluntarismo de este grupo de manifestantes.

Pero lo peor y más siniestro de todo es el terror paralizante o la rendición preventiva que padecen las autoridades políticas, que suspendieron la tradicional ofrenda floral a la memoria de Cristóbal Colón y el 12 de Octubre, tal vez por miedo a que un exiguo grupúsculo de gentes antisistema les pudieran increpar sus manidos y poco inteligentes eslóganes. Una vez más han triunfado las tesis que algunos personajes, contrarios al pluralismo y amantes del totalitarismo, dictan como políticamente incorrecto. Y ante ellos, nuestros democráticos representantes se “acongojan”, forma cursi y políticamente correcta de afirmar lo que sonaría más redondo en español, ¡nunca mejor dicho!

jfbelda@teleline.es

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com