Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

28/03/2010 - CanariasLiberal.org
Lecciones de economía para no entendidos

EXTRACTO DE UNA CONFERENCIA IMPARTIDA POR JORGE RODRIGUEZ PEREZ, EX DIPUTADO REGIONAL EN EL PARLAMENTO DE CANARIAS


“España está en estado de disolución. Tras casi seis años de gobierno socialista, los españoles vemos cómo desciende nuestra renta y nuestro bienestar. Después de haber recibido la mejor herencia económica de la historia de España, Zapatero ha empobrecido a los españoles con su inacción, primero, en materia de reformas, su ocultación de la crisis más tarde, y sus medidas populistas y de incremente desmedido del gasto público”.

“Las relaciones personales se fundamentan en la confianza. Las relaciones empresariales, también. Y la obligación de un Gobierno en materia económica es inspirar confianza. Un Gobierno que no la inspira tiene prácticamente imposible alcanzar el éxito económico. Y poca confianza puede inspirar quien en poco tiempo pasa de negar categóricamente la crisis a afirmar que es la peor de la historia económica de España.

Poca confianza inspira quien negando la crisis califica a los demás de antipatriotas y catastrofistas y poco después afirma saber todo lo que hay que hacer para salir de la crisis.

Poca confianza inspira quien culpa de la crisis a la economía de EE. UU. y, en cuanto se produce un cambio de gobierno en ese país, pasa sin solución de continuidad a culpar de la crisis al “modelo de crecimiento español”, que identifican con el ladrillo.

Poca confianza inspira quien reacciona ante la crisis con un desmesurado incremento del gasto público y un déficit público descontrolado.”

“Es evidente que hay una crisis global que, como tal, golpea a todos los países. Pero, es igual de evidente que, siendo global, golpea a España de manera especialmente grave. Ello tiene su causa y origen en factores internos que amplían la profundidad y el alcance de la crisis en España. Conviene recordar que ningún país, salvo España, ha enviado a cerca de dos millones de personas al paro en apenas un año.”

“Que España genere siete de cada diez parados europeos, o que en España se cierren cuatrocientas empresas todos los días significa que algo se ha hecho y se sigue haciendo muy mal en la política española.

Que un país como Holanda, de 17 millones de habitantes, haya generado a lo largo del pasado año 5.000 parados, es decir, los parados que España genera en un solo día, debe mover a la reflexión. De tener la población de España, Holanda habría generado 15.000 parados al año. ¡España ha generado dos millones! ¡Y algunos llaman a esto política social!”

“Zapatero tiene un problema, y es que ya le conoce la mayoría de los españoles. Y a base de tanto disfrazar las cosas, su crédito político está bajo mínimos; y sus mensajes, en lugar de transmitir confianza, lo que transmiten es cada vez más desconcierto y, en muchos casos, hartazgo.

Lo recuerdo: hay en España, al día de hoy, 4.500.000 parados, con una tasa del 19%, que es más del doble de la media de la UE. Estamos ya muy cerca del aquel infausto 22% del año 1996 y qué lejos de aquel 11% del año 2004. Mientras en Alemania y Francia el paro está bajando, en España sigue creciendo escandalosamente. El paro no solamente está afectando a los contratos temporales, sino también a los contratos indefinidos. Hay en España más de 1.500.000 hogares en el que ninguno de sus miembros puede trabajar porque está en el paro. Nuestro paro juvenil se eleva al 40%.

Todo esto son realidades que nos llevan a preguntarnos hasta dónde y hasta cuándo tendrá que crecer el paro para que Zapatero rectifique los errores que viene cometiendo. El error de una política de déficit y de deuda, que está hipotecando gravemente nuestro futuro. El error de su política de parches, tan costosos como ineficaces.

Las realidades son las que son, y no se pueden tapar ni ocultar, porque la realidad es que hoy seguimos batiendo récords de desempleo y que la inmensa mayoría de los españoles, mes tras mes, está diciendo que cada vez vive peor. La realidad es que hoy nuestros jóvenes se están enfrentando a un futuro laboral cada vez más incierto. Hoy, en España, hay más de medio millón de jóvenes entre 20 y 26 años que ni estudian ni trabajan ni se molestan ya en buscar empleo, y eso es devastador para el futuro e cualquier sociedad.

La realidad es que hoy lo único que le está ofreciendo a los españoles este Gobierno es una mezcla de pasividad, de derrotismo y de fatalismo.

La pasividad del que no hace nada, sino sentarse a esperar a que la solución a la crisis nos venga desde fuera.

El derrotismo frente al déficit, porque en vez de aplicar unas políticas de auténtico rigor presupuestario lo único que hace Zapatero es decirnos que va a pedir una prórroga en Europa para que no nos sancionen.

Derrotismo frente al paro, rindiéndose frente a él con unos presupuestos que renuncian a crear empleo, que se conforman sólo con pagar las prestaciones. A eso se ha reducido la política de empleo de Zapatero, ¡a pagar el paro!

Y el fatalismo de intentar convencernos de que la única política económica posible para solucionar la crisis es la que le dicta su ideología. De intentar convencernos de que es imposible reducir gastos corrientes y que no hay más remedio que conformarse con que el déficit se descontrole. De intentar convencernos de que sólo es posible mantener la protección social subiendo los impuestos. De intentar convencernos de que la inversión pública siempre es mejor que la disponibilidad de crédito para la inversión privada. De intentar convencernos de que no hay más remedio que esperas al trimestre que viene, o al año que viene, o al otro, para que dejen de cerrarse empresas y para que se frene la sangría del paro, porque según él todo es inevitable y todo esto forma parte de nuestro destino fatal.

¿Así puede alguien confiar en Zapatero? ¿Alguien se puede aclarar así?

Caos y engaño, porque Zapatero es capaz de todo, blanco hoy y negro mañana. Marxismo puro, pero del bueno. Del de Groucho Marx: “Estos son mis principios y si no les gusta tengo otros”.

Sólo es coherente en dos cosas. Primero, en el viejo principio socialista de gastar a todo trapo. Cuando no sabe qué hacer, a gastar; a falta de reformas, a gastar, que ya pagará el contribuyente. Segundo, en subir los impuestos, porque eliminar las deducciones por vivienda, que nadie lo dude, es una manera de subir los impuestos.”

“Somos, a estas alturas, un país irrelevante en el contexto internacional. El papel actual de España en el mundo lo resumo con la siguiente frase: “¿dónde hay que rendirse?”, en alusión a episodios como los de Somalia, Mauritania, Gibraltar y Marruecos. ¿Qué hay que ceder a un chantaje? Pues se cede. ¿Qué hay que pagar un rescate? Pues se paga. ¿Qué hay que pagar dos? Dos. ¿Tres? Tres. ¿Qué un ministro español tiene que llamar al primer ministro de Gibraltar, que era algo que no ocurría en 300 años, para pedir disculpas porque la Guardia Civil persigue a narcotraficantes en unas aguas que son nuestras? Pues se piden. ¡Y así nos va!”

“La reciente campaña puesta en marcha por la cámaras de comercio, con ayuda de las caras más famosas de la izquierda televisiva, insiste en la tesis de que esto de la crisis brutal que padecemos es algo sobre lo que el Gobierno de Zapatero no tiene la menor responsabilidad. Por eso, los follonetas del spot animan a los españoles a alegrar la cara y mirar al futuro con optimismo, porque si todavía estamos hundidos en la mayor de las miserias económicas padecidas por cualquier país civilizado es a causa de nuestra tendencia al pesimismo, no porque estemos padeciendo al Gobierno más inútil y dañino que jamás ha conocido un país decente.

Los millonarios que dicen en el spot que esto lo arreglamos entre todos son los mismos que en un par de años volverán a hacer campaña a favor de Zapatero, y con toda razón, porque con este Gobierno les va muy bien.

“Esto sólo lo arreglamos entre todos” es un slogan típico del pensamiento colectivista propio de la izquierda, especialista en repartir las culpas. Lo más grave es que, como siempre, el socialismo intenta arreglar con más socialismo los problemas creados por el socialismo”.

“La clave del futuro está en cambiar el entorno político, social e institucional y dar un giro de 180º al enfoque de la política económica. Para eso es preciso empezar por reconocer que el centro neurálgico de la actividad económica es el empresario y, en consecuencia, el eje central de la política económica debe orientarse a favorecer la actividad empresarial como única fuente de crecimiento, empleo y bienestar. De ahí la necesidad de unas políticas fiscales, laborales, comerciales, agrarias, etc., de carácter liberal, que creen un entorno económico favorable al surgimiento de nuevas empresas y al crecimiento de las existentes. Frente a la crisis, más empresarios”.

“De Zapatero se ha dicho por sus íntimos, que si él estima que se la haces, pone tu nombre en la bala. Se toma su tiempo, pero finalmente dispara. Las balas las tiene contadas, y no derrocha ninguna.

En su papel mesiánico le cuesta situarse como el segundo presidente socialista de la historia de España. Una de sus obsesiones es superar en carisma a Felipe González, a cuya gestión empieza por negarle la condición socialista. Piensa que sea cual sea el problema que se presente, tiene la formación y los criterios suficientes para resolverlo. Es como un niño. Los niños no saben dónde está el límite y creen que pueden volar como Spiderman.

Está convencido de que su misión es ganar las elecciones, más que llevar adelante un determinado proyecto político. No tiene claro cuál es la misión de un presidente: si es gobernar para todos los españoles o si es gobernar para mantenerse en el poder. Él está en el poder por el poder. No quiere hacer nada que sea impopular, aunque sea necesario, y así lo ha demostrado en la gestión de la crisis económica… está para ganar votos, para ejercer el poder, para mantener la continuidad de su Gobierno pactando con quien sea, incluido el diablo. Ellos mismo son el diablo. Está convencido de que ha sido ungido con un don especial, que es portador de un destino manifiesto, para cuyo cumplimiento se vale él solo”.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com