Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

04/09/2009 - José Francisco Fernández Belda
Ya llegó otro septiembre

Ya llegó otro septiembre
José Fco. Fernández Belda

Allá por el año 1961 se estrenó una simpática película americana titulada “Cuando llegue septiembre”, protagonizada por Rock Hudson y Gina Lollobrigida. Era un divertido enredo desarrollado en Italia. Y como se trata de una comedia, supongo que nadie se molestará si se hace aquí una inocente transposición de escenarios y de personajes. Robert Talbot, un playboy americano (Rock Hudson-Suárez Gil) descubre con asombro que cuando está ausente, su mansión italiana (Cámara de Comercio) es reconvertida en hotel por el astuto mayordomo que la regenta (Maurice-Tadeo). Los problemas llegan cuando se presenta un atrevido estudiante (empresario afín a Suárez Gil) enamorado de Sandy (Gina Lollobrigida-Presidencia de la Cámara) y, antes de que pueda hacer nada, se ve obligado a intentar protegerla de su perseguidor (mientras tanto todos miran a la Consejería de Comercio).

No se sabe si el tal Talbot fue de relajantes vacaciones a la capital andaluza, pero sí parece bien cierto que se encontró a su vuelta con que le habían aplicado, sin anestesia, el conocido aforismo de que “quien fue a Sevilla, perdió su silla”. El astuto mayordomo prescribió para él la “eutanasia civil”, aunque no consta que nadie se haya atrevido aún a firmar el acta de “defunción”. Lo único seguro es que por ahora ya no tiene presidencia, ni vicepresidencia, ni teléfono, ni Visa con cargo a la Cámara. ¿Cómo se puede coordinar así en Platanolandia? Si algún político con mando en plaza se atreve ahora a darle cuartelillo, subvenciones varias, al invento de la confederación UNEC-XXI, pronto se verá algún intento de volver al candelero. ¿O era al candelabro de la modelo de marras?

No parece exagerado decir que la Institución Cameral parece ahora menos crispada, salvo para algunas personas, después de que el Pleno destituyera a Suárez Gil de la Vicepresidencia y de la presidencia de la Comisión de Comercio Exterior, la que maneja los asuntos de exportaciones e importaciones sólo de Gran Canaria tras la escisión de Lanzarote y Fuerteventura, acaecida durante su mandato como presidente cameral previa una agria y pública disputa. Con esta destitución, que no conviene olvidar a sido impulsada con éxito y supongo que además por sobrados motivos, por el propio presidente Ángel Luis Tadeo, el siempre polémico y doblemente cesado ha dejado de representar a las actividades económicas canarias en Marruecos y en el resto de África, en América, Asia y hasta en Oceanía, al menos como dirigente cameral. Con eso de la globalización el mundo es más pañuelo que nunca, sobre todo a la hora de pretender coordinar acciones de terceros en segundos países, forma fina y políticamente más correcta que decir “intermediar”. Por eso, intentar canalizar el “río de dinero que viene de Europa”, como dijo en su toma de posesión como presidente, es complicado, la cosa está muy trillada y los colmillos más afilados. Ellos saben muy bien quién es quién o qué representa realmente cada cual, al margen de lo que se pretenda aparentar repartiendo algunas epatantes tarjetas de visita.

Ángel Luis Tadeo ha logrado, de momento, pacificar la Cámara y conjurar algunos conflictos internos, como en su día necesitó también hacer Antonio Rivero destituyendo a Suárez Gil de la Tesorería de la Confederación Canaria de Empresarios. Supongo que ambos presidentes entonaban en la ducha, procurando controlar los “gallos”, aquella canción que decía: “si yo tuviera una escoba, ¡cuantas cosas barrería!”. Y el Pleno de la Cámara y el de la CCE en su día le pusieron la escoba en sus manos para que ellos barrieran “bien profundo todas cuantas cosas sucias se ven por los bajos mundos”. Pero como tras la calma veraniega siempre se fraguan las tormentas del otoño, ahora Tadeo ha de seguir barriendo otros gallos o gallinas dentro de la propia casa ya que, como dijo Félix Santiago, allí hay mucha hambre de dinero. Por eso Los Sírex, el grupo catalán de los 60 que popularizó esa canción, también decía: “Primero, lo que haría yo primero, es barrer todo el dinero, que es la causa y el motivo, ¡ay!, de tanto desespero”.

Muy pronto en las Cámaras de Comercio se abrirá un nuevo proceso electoral previo a las votaciones que se celebrarán allá por mayo, como las flores nacidas en primavera. Hay muchos que miramos expectantes hacia la Consejería de Comercio del Gobierno de Canarias para saber si ya tienen preparada la reforma imprescindible de los reglamentos electorales, que eviten en lo posible el bochornoso espectáculo que se vivió en la anterior ocasión. Es bueno recordar que hubo quejas y denuncias, todas en la prensa y algunas en los juzgados, sobre el contenido y formato del censo de electores que debía se entregado legalmente a los candidatos “no oficiales” para su campaña, inclusiones indebidas de empresas para engordar algunos epígrafes, imposibilidad de votar en la mayor parte de los Ayuntamientos a pesar del pronunciamiento favorable para ello de casi todas las corporaciones municipales, múltiples dudas sobre el voto por correo, etc. Para recordarlo están las hemerotecas y fonotecas.

Hay muchos empresarios que se preguntan si la Dirección General de Comercio, que ha de ejercer de órgano tutelar, tiene ya preparado en tiempo y forma el borrador definitivo del nuevo reglamento que permita iniciar los trámites previstos por la ley antes de su entrada en vigor. Tras haber dejado transcurrir al menos cuatro, más otros cuatro años, ya no cabe decir que no ha habido tiempo. Otra vez más de lo mismo, ¡no, por favor!

jfbelda@teleline.es

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com