Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

15/07/2009 - José Francisco Fernández Belda
Fermento de todos los guisos

El jueves día 12 de julio se celebrará un pleno de la Cámara de Comercio de Las Palmas, llevando como puntos 2º y 3º del Orden del Día destituir a José Miguel Suárez Gil de Vicepresidente Primero y a Graciliano Afonso Santana, de Vicepresidente Tercero y simultáneamente cesar a ambos como miembros del Comité Ejecutivo de esa institución. El primero, que trajo consigo al segundo, no ha dejado de generar agrias polémicas y tensiones desagradables desde que puso sus pies en esa veterana y curtida institución, habiéndose incluso producido una escisión de la casa común al crearse de forma nada amistosa las Cámaras de Lanzarote y Fuerteventura. Es de suponer que el personaje movilizará en su poco airosa defensa a sus ya menguadas huestes y peones de brega, los unos porque ya se ven yendo a freír espárragos fuera de la madriguera y los otros temiendo no volverse a poner una corbata para visitar a la autoridad que los quiera recibir. Habrá, sin duda, quien se ausentará del pleno o pondrá las excusas más anodinas para no tenerse que mojar, quien sabe si por el temor reverencial e irracional que votar en uno u otro sentido, y en libre conciencia, piensan que les podría producir en sus negocios e intereses particulares, a pesar de estar allí en representación de otros muchos, o pocos, que les votaron. Pero, yendo o no yendo, votando o no votando, todos quedarán retratados para siempre en una foto fija para ellos y sus hijos.

Del presunto sentido patrimonialista que parece deducirse de la peculiar forma de actuar del personaje protagonista de la fiesta, dan fe algunos titulares de la prensa. En el periódico digital CanariasAhora pudo leerse en su día: “Suárez Gil usa la sede de la Cámara para reuniones de sus empresas. El presidente de la Cámara, emplea las instalaciones de la corporación para convocar reuniones oficiales de empresas en las que participa. Desde la institución cameral negaron la posibilidad de prestar las dependencias a cualquier sociedad mercantil para fines privados”. En el acta de una reunión mantenida en Madrid entre representantes de una compañía de origen alemán y los miembros de la distribuidora canaria Siemenca SL, Wilebaldo Luis Yanes y José Miguel Suárez Gil, presidente de la corporación empresarial de Las Palmas, dice que “los lugares donde hacerlas pueden ser los salones de la Cámara de Comercio”. “Participada por su propio hijo José Luis Suárez López y José María Martín Paredes, entre otros, Siemenca es la empresa elegida por José Miguel Suárez Gil para informatizar la sede de la Cámara y convertir al capitalino inmueble de León y Castillo en un edificio inteligente. A lo largo del pasado año, Siemenca ya adquirió a la División PS de Siemens materiales por valor de, al menos, 34.569,29 euros con destino a la institución cameral”. Estos hechos publicados y ampliamente comentados son tan sólo botones de muestra de cómo algunos llegan a confundir la representación de instituciones depositarias de derecho público con intereses privados, que aunque totalmente legítimos, no deberían mezclarse e inducir a falsas percepciones “oficialistas” a personas y empresas foráneas ajenas a la institución y que desconocen el territorio comanche que pisan.

Pero como no hay dos sin tres, los conflictos también saltaron en la Confederación Canaria de Empresarios y se acabaron cuando en el año 2003, “los sectores empresariales que abandonaron la CCE volvieron [ayer] a la organización tras los acuerdos alcanzados a raíz del abandono del presidente de la Cámara de Comercio de Las Palmas, José Miguel Suárez Gil, como tesorero”. “El presidente, Antonio Rivero, junto a los miembros del órgano de gobierno de la institución y las sectoriales escindidas de la rama de la construcción, turismo, agentes de aduanas y comercio, expresaron ayer su satisfacción por la normalización de la situación después de un año”.

Todo ello sin minusvalorar los líos generados con la inclusión de empresas de forma dudosa en el censo electoral, lo que podría producir resultados poco democráticos en el escrutinio, y que según se publicó, al parecer y según las denuncias presentadas y admitidas a trámite por los tribunales de justicia, eran casi todas ellas sociedades domiciliadas en el despacho del abogado Nicolás Albarracín, hasta no hace mucho amigo y letrado de Suárez Gil. Por cierto, un recado a quien proceda: si la Consejería de Industria, como órgano tutelante de las Cámaras de Comercio, no corrige de inmediato los errores manifiestos que padece el vigente Reglamento Electoral, pronto podríamos ver de nuevo, y por tercera vez, reproducido el ayer. Y “pronto” será septiembre, medio año antes de las próximas elecciones camerales.

Cabría enumerar también los múltiples pleitos penales, civiles y mercantiles que atesora en su biografía personal y empresarial tan mediático coordinador, algunos de los cuales pendientes de juicio y sentencia. Unos han finiquitado por desistimiento, otros por agotamiento, aburrimiento o falta de recursos económicos para afrontar largos pleitos y otros por prescripción. Dice un aforismo popular que quien tiene amigos y familia que lo quiera, tiene un tesoro, pero ¿qué posee quien sólo acumula intereses y aduladores a su alrededor? ¿Qué decían los otros de Atila, el Rey de los Hunos?

jfbelda@teleline.es








 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com