Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

02/05/2009 - José Francisco Fernández Belda
Algunos titulares equívocos

Reconozco humildemente que, desde hace ya bastante tiempo, me han dejado de preocupar los titulares de la mayoría de los periódicos, al menos en el sentido que la 5ª entrada del DRAE, que define este verbo como “estar interesado o encaprichado en favor o en contra de una persona, de una opinión o de otra cosa”. Hoy en día, los titulares, más que preocupar me ocupan mucho tiempo tratando de averiguar su alcance real, si lo que pretenden decir o insinuar se corresponde con la verdad o si la cosa es de dudosa credibilidad. Eso obliga a leer el texto completo de la noticia y con frecuencia acudir a las fuentes originales para corroborar la exactitud del hecho o la literalidad de la declaración que narra el redactor o periodista.

A lo largo de la pasada semana, en varios medios de prensa, radio y televisiones se han comentado ampliamente unos titulares aparecidos en la revista XL Semanal, embuchada con el ABC del domingo 26 de abril. En la portada se podía leer la frase de José María Aznar “Yo, sé como salir de la crisis”, entrecomillada y, por lo tanto, pretendidamente literal. Recuerda el título de la novela de Graves “Yo, Claudio el Dios y su esposa Messalina”.

Otros medios reprodujeron este titular, añadiendo otro aún más lapidario: “Conmigo no habría habido crisis”. No acabo de saber muy bien de dónde han obtenido la cita textual, si del libro “España puede salir de la crisis” escrito por el propio José María Aznar, o de la citada revista.  Para salir de dudas, realmente no para saber si el titular es correcto sino para conocer su opinión, he leído la entrevista completa y aún estoy empezando a ojear el libro. Y aunque haya quien acabe discrepando de sus planteamientos, creo que debe leerse prestando a su opinión la debida atención que merece una persona que ha sido Presidente del Gobierno de España y que tuvo que afrontar otra difícil situación heredada, que aunque menos grave en lo puramente económico que la actual, es igual de dramática para las personas que están en paro, los que están en las listas, los artificialmente borrados y los autónomos sin trabajo.

Con respecto al titular de portada “Yo, sé como salir de la crisis”, en primer lugar me comería la coma escrita tras el pronombre yo, salvo que además de una afirmación rotunda se le quiera dar al titular un aire de rotundidad mayestática absolutista.  En la página 26 de la revista y en medio de una larga explicación a una pregunta, Aznar dice:  “Yo creo saber lo que España necesita para salir de la crisis”.  Parece lo mismo, pero ciertamente no lo es. Tras ese titular en el que se ha añadido una coma y se ha sustituido un “creo saber” por un “sé”, puede haber muy poca profesionalidad, falta de conocimientos o simplemente mala intención al presentarlo de esa manera, cambiando evidentemente el sentido y el tono de la frase.  Se ha transformado en manos del mago editor una creencia en una afirmación rotunda, con visos de arrogancia (esto último es pura apreciación personal y, por lo tanto, tan discutida y discutible como la opinión contraria).  Al más puro estilo Lenin y su discípulo Goebbels.
 
En relación a la otra frase, “Conmigo no habría habido crisis”, el asunto es aún más grave, éticamente hablando. Hay editores de prensa con más peligro que una piraña en un bidé o una tilapia cubana en la bañera de un caribeño, cuando descontextualizan una frase para hacer creer al público que alguien dijo una cosa distinta a lo que en verdad dijo.  La pregunta concreta de la periodista Virginia Drake, que firma la entrevista, previas otras interrogaciones sobre bancos y en especial Hehman Brothers, fue “¿Hubiera acudido (ud) al rescate de Caja Castilla-La Mancha de la manera que se ha hecho?” Y la respuesta de José María Aznar, “Sinceramente, conmigo en el Gobierno no se hubiera producido esta crisis que se ha producido”. Entresacar la frase de su contexto, sin explicación adicional, le hace decir al entrevistado algo que induce a equívoco. No está hablando de la misma crisis que negó hasta antes de ayer Zapatero, sino al problema específico de una Caja de Ahorros gobernada por políticos. Por cierto, no se habla de un banco normal y corriente, es decir un banco banco, de esos gestionados por manos privadas algo más alejadas de las trapisondas de los partidos políticos cuando los dejan trabajar en el mercado libre, altamente regulado pero no partidista.
 
Y para terminar quisiera decir, o mejor escribir, que, a mi modo de ver o quizás por las preocupaciones que me embargan, el meollo de la entrevista está en las opiniones de José María Aznar sobre el actual deterioro del estado de las autonomías por culpa de los nacionalismos excluyentes. Y lo expresa en el estilo directo de habitante de las ruda tierra castellana, cuando la periodista le pregunta si España tiene hoy un estado residual:  “Por eso, la actual crisis española no es sólo económica; es una crisis económica añadida a una crisis política de fuerte contenido institucional”.  Y curiosamente, tal vez para no molestar a ningún gobierno autonómico, de eso apenas se habla.  Tal vez me pase eso sólo a mí por pasar demasiado tiempo en San Borondón y no en las trapisondas políticas, haciendo oídos sordos a las mentiras sistemáticas y al empeño del Gobierno actual de volvernos a situar como campeones del paro.   ¡País, S.A.!, remataría a gol Forges cuando El País era El País y no el paisanaje...

jfbelda@teleline.es

 
 
                 

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com