Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

25/09/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
¿Y a mí quien me rescata?

Hace unos días procedí, como es habitual, a realizar la compra que siempre piensa uno que le durará una semana, aunque por motivos inciertos, nunca da para siete días, obligando a volver de nuevo al comercio, con el consiguiente stress que genera ello. Pues bien, provine a comprar lo de siempre, el chope en su modalidad deluxe (es decir, con aceitunas), el pan del más barato, distintas latas de conservas en oferta, los pañales y la leche líquida esa rara para los que no hemos nacido en Canarias. Cuando tocaba ir a pagar ¡horror! 90 euros (15 mil pesetas, que no se nos olvide el cambio). Y caí de rodillas para pedir a los cielos que alguien bajara en mi ayuda y me rescatará del incremento de los precios, del petróleo (curiosamente en mi vida he visto como es el petróleo) y de todo lo demás, aunque hay algo que no ha subido a la par de estos elementos, que es mi sueldo.

Sin embargo, he podido comprobar que el grito que yo practiqué dio sus frutos en otras ocasiones, por ejemplo en Estados Unidos, cuando se trataba de salir al rescate de grandes empresas inmobiliarias e hipotecarias como Freddie Mac y Fannie Mae. Pero lo que más me ha gustado es cuando la administración Bush ha sido preguntada a tenor de esté rescate, el precio a pagar por el contribuyente americano y el porqué de la decisión… y sin pelos en la lengua han respondido: “Eran demasiado grandes para dejarles hundirse”. Vaya, o sea, que si hubiesen sido pequeñas, habría sido lógico dejarlas morirse de asco a dichas empresillas. En, fin como ya he comentado alguna vez, es la vieja teoría:”privatización de beneficios y socialización de pérdidas”, la cual, cuando se le intenta explicar a algún izquierdoso lo del libre mercado, te puede responder con más razón que un santo, que al final, eso es lo que significa el mercado, que los grandes nunca pierden. Claro, es que por mucho que los antisistemas y la ultraizquierda se empeñen en hablar de lo deleznable del capitalismo fijándose en USA o incluso en Europa, habría que decirles que nada más lejos de la realidad. Posiblemente los países menos capitalistas del mundo sean USA, Canadá y los de la Unión Europea (y como gran ejemplo Francia). Son los países que más castigan al tercer mundo con brutales aranceles sobre la importación que hace que estos países tengan que comerse su producción agrícola o de cualquier otro tipo. ¿Hay algo más en contra del capitalismo y el libre mercado que los aranceles? ¿Y a su vez, hay algo que condene más a la miseria a esos países que dichos aranceles? En fin, aunque parezca demagógico, lo cierto es que el tercer mundo sufre estos condicionantes públicos y administrativos sobre el libre cambio de mercancías.

También, este rescate de grandes corporaciones me ha dado lugar a buscar ciertos datos en internet de esos que salen en los buscadores. Más del 99% de las empresas españolas entrarían en las denominadas pequeñas y medianas. A su vez, más del 50% de los trabajadores españoles lo hacen en una PYME. Suponen más del 60% de la productividad, y en algunos sectores supera de forma significativa ese valor. Mi pregunta es ¿Sería lógico que se rescataran a grandes corporaciones con nuestros impuestos en el caso de que fuesen a la quiebra? O a lo mejor ¿sería más útil favorecer el desarrollo de PYMES dada su implantación en el tejido empresarial español? Bueno, yo no soy economista, supongo que estos sacaran valores raros, pero lo cierto es que hay más de siete PYMES por cada 100 habitantes, y eso no lo va a cambiar ninguna interpretación de economista avenido a menos.

Curiosamente, la palabra ayudar o rescatar, implica que vamos a perjudicar a otros, sencillamente porque si no ayudamos a todos, alguno sería el perjudicado. Una mayor flexibilización, algo más de dejar el mercado fluir sin ponerle trabas a nadie (ni a las PYMES ni a las grandes corporaciones) favorecerían una situación más natural y menos condicionada por los delirios intervencionista de políticos de izquierdas o de derechas (que a todos se les hace el trasero Pepsicola cuando se trata de meter sus zarpas en los hilos que mueven las transacciones económicas). Sin embargo, el gobierno ha salido con la típica solución de siempre, más intervención, más control, menos facilitar las transacciones… en fin, que van a controlar el mercado aquellos que carecen de la información sobre las necesidades del mismo. Típica interpretación infantil de la economía y sus complejos entresijos.

Bueno, pero los más gracioso de todo ha sido lo de otra gran corporación y a tenor de su quiebra, con creo unos 180 años de vida, la denominada Lehman Brothers, corporación de esas de las gordas, que manejan mucho dinero, que sus ejecutivos ganan grandes fortunas, asiduos de hoteles de muchas estrellas y vinos de miles de euros… vamos que se puso a predecir el cambio del clima a 100 años vistas y en que había que invertir según el cambio previsto por ellos, dando un panorama desolador y con una certeza casi asombrosa que atemorizaba al más agresivo inversor… sin embargo no fue capaz de prever su quiebra a 1 año vista, y es que como visionarios no tienen parangón. A los escépticos del cambio climático todavía nos dura el dolor de estómago de las carcajadas.

Por cierto, si a alguna gran corporación o inmobiliaria se le ocurre pedir dinero al gobierno para salir de la crisis, que recuerde cuando las cosas vayan bien que yo también procederé a solicitarles que me dejen usar las casas a pie de playa que se han comprobado con los beneficios y las stock options que poseían, le pediré prestados su vehículos de gran cilindrada y que me dejen ir a esas fiestas donde se lo pasan tan bien ellos, los ejecutivos. Pero que no se preocupen, que tan sólo será todo ello por un ratito, para socializar un poco los beneficios. Así, cuando nuestro ministro Solbes le dé por solicitar ayudas para ellos, yo gozoso y sin caber en mi, diré que sí.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com