Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

25/06/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
El jabato


El Jabato era un comic de mis años mozos, esto es hace unos 35-40 años, cuyo subtítulo decía algo así como: “Amante de la justicia, defensor de la libertad, El jabato vive incesantes aventuras en su lucha contra la opresión de los colonizadores romanos”. Vamos, que mostraba las aventuras y desventuras de un mozalbete íbero de buen corazón, inteligencia afinada, y orgulloso de su tierra, que era capturado por los romanos para convertirlo en un gladiador de circo y así cubrir las expectativas de espectáculo de la Roma Imperial. En cualquier caso, este era un comic hecho por cientos de dibujantes y guionistas y se notaba como cambiaba de forma radical de un número a otro tanto los dibujos, como las historias y los tejemanejes que se contaban. Supongo que haría las delicias del régimen en el que vivíamos (al que yo era ajeno por mi edad) y mostraba, pues eso, todo lo que un español de bien debe ser.
Aún así, el Jabato y su banda eran mostrados como unos pobres destripaterrones que se enfrentaban a un ejército consolidado, bien armado, mucho más desarrollado y donde el honor jugaba un papel tan importante como el del orgullo de ser un íbero. Era curioso ver como se mostraba a los romanos como invasores, pero nunca se les mostró como seres despreciables, sedientos de sangre de español y con ganas de entrar a degüello por cada aldea que se cruzaran. Se les mostraba como un ejército mucho más avanzado tecnológicamente, pero frente a él se encontraba a un orgulloso pueblo. En cierto modo, los guionistas revelaban también esa simpatía por el romano y rara vez los hacían quedar mal.
Toda esta historia del Jabato la he recordado por el partido vivido el domingo, donde España, como selección de fútbol se enfrentaba no sólo a otra selección, sino a unas cuantas décadas de historia en las que más que otra cosa hemos vivido disgustos, así, se habría acuñado la definición de español: “ese hombre o mujer venido al mundo a sufrir con su deporte oficial, con un equipo al que jamás verá hacer algo grande, y al que seguirá con devoción religiosa hasta sus últimos días, porque el Señor así lo ha designado” a lo que algunos añadirían “y que además aprende inglés toda su vida siendo incapaz de comunicarse en dicha lengua”. Este hecho quedó patente después del mundial de Estados Unidos, donde España contaba con la selección más fuerte de toda su historia. Era favorita en todos los pronósticos, los jugadores tenían una potencia jamás conocida en un equipo (bien es verdad que la mentalidad del entrenador Clemente era la de que un central es lo mismo que un delantero centro), hasta que en un momento dado, fue echarnos a la legión romana encima y quedar España eliminada como siempre. España ponía fuerza, buen juego, los italianos como siempre, oficio, experiencia, paradas de juego… Para los italianos solo existe un camino, la victoria a cualquier precio. No sé porque algunos ponen pegas a tal actitud, ya me gustaría a mí que cualquiera que tuviera el honor de representar a España y ponerse su camiseta tuviera esa disposición. Y a eso quería llegar, a la actitud, que quizás es lo único que yo encuentro que nos diferencia de los equipos campeones.
España ha sido eliminada en muchos campeonatos por equipos no solamente fuertes técnicamente, sino también por equipos mucho más inferiores. No me acuerdo bien, pero así a grosso modo me vienen a la cabeza Corea, Bélgica, Ecuador… que sin menospreciar, todo el mundo considera bien inferiores y donde el fútbol, a diferencia que en España es un deporte minoritario o jugado por pocas personas. Hay equipos a los que les sobra técnica y oficio: Alemania, Italia, Brasil… hay otros a los que les sobra actitud: Turquía, México, Croacia… y finalmente tenemos aquellos a los que les sobra de todo, donde como ejemplo único y paradigmático siempre se pone a Argentina. ¿En qué grupo se podría poner a este equipo de España, al de esta Eurocopa? Pues todo indicaría que tendríamos un equipo que no destaca en técnica y en oficio, tampoco se puede decir que a los jugadores les arda el escudo en el pecho cuando se ponen la camiseta roja, ni tampoco quedan petrificados al escuchar el himno de España, posiblemente porque estarían embadurnados de la frase preferida de nuestro gobierno: España es un concepto discutido y discutible, o sea, que la pertenencia a un país no es de ninguna utilidad.
Sin embargo, ¿qué hace a este equipo un buen equipo y que haya llegado más lejos que muchos anteriores y mejores? Existen varias respuestas, los más cenizos se han lanzado a lo más llamativo: con Rusia no jugaron sus mejores piezas, con Suecia también faltaban los mejores del equipo, y con Grecia, ganaron a duras penas in extremis (aunque esa es una característica también de los equipos campeones). Con Italia, fue imposible romper el cattenacio, ese otro fútbol, que es como los expertos denominan al antifútbol, de menos espectáculo y más ganar. Al final se les ganó en los penaltis, lo que también viene a ser un hecho remarcable en este país. Pues yo, cual maestro liendre, que ni sabe leer ni entiende, también tengo una explicación: Este equipo ha logrado a diferencia de los otros tener un poco de todo; un poco de oficio que se lo han dado los jugadores que juegan en ligas extranjeras, la técnica que se le debe a que España cuente con la mejor ligar del planeta, y una actitud que no ha sido erosionada por un presidente bucólico alternativo que se intenta hacer el gracioso con el nacionalismo de boina y tramontano.
Llega el momento de disfrutar, esperemos que dure mucho. Cuánta razón tenía aquel que dijo (está frase se la he visto atribuida a varios): “algunos piensan que el fútbol es una cuestión de vida o muerte. Se equivocan, es mucho más que eso”… que se lo digan a los 18 millones de españoles que vieron el fútbol el domingo pasado.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com