Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

13/06/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
Obama tiene un problema


Sí, es cierto, Obama tiene un grave problema, peor que el de su reverendo amigo Wright con sus alocuciones xenofóbicas y que verdaderamente fomentan el odio racial, peor que una dura contrincante como Hillary, que en principio se le daba como ganadora… el principal problema de Obama viene de España, y es que ya ha recibido de forma gozosa los apoyos de nuestro presidente, Rodríguez Zapatero y su banda de Pepiños y Malenis. Viendo los cadáveres que ha dejado a pies de los caballos los apoyos de nuestro gobierno, es como para estar preocupados… el olor le debe ya estar llegando. Obama, el niño de buena familia, locuaz y apegado a las masas por su pertenencia a la tercera minoría del país (la segunda ya son los latinos) ha debido ver desvanecerse entre sus dedos las posibilidades de una presidencia que tanto ansía Europa.
El otro candidato, el republicano McCain, que resulta además ser menos republicano que sus antecesores, con delirios de gasto social y con bastantes menos ganas de proteger a mundo, debe andar frotándose las manos y preparando las bolsas para recoger votos. Entre el reverendo y nuestro presidente, le debe parecer que va a ser un paseo militar, como militar que es él, y de los de verdad, aunque muchos hayan intentando manchar tal pasado, al final los datos y los expedientes han demostrado que es eso, un héroe.
Otro problema, ahora menor, es que a Europa también le da por apoyar siempre al candidato demócrata. Los americanos siempre miran con recelo a Europa, una Europa que cuando tiene problemas, no duda en ir a pedirle ayuda y que les echen una mano, pero que en épocas de tranquilidad siempre actúa con petulancia y altanería frente a ellos. Desde siempre, los europeos se han creído con más estilo, con más cultura, mucho más ecologistas y por supuesto más inteligentes… curiosa creencia, cuando el 90% de los premios Nobel en ciencia están allí, los centros de la moda y los mejores modistos mueren por pasear por allá, cuando la emisiones de CO2 en Estados Unidos están prácticamente estabilizadas mientras que en la Europa verde (ecolojeta y amiga de los animales) no paran de crecer y el estilo es un concepto relativo de difícil descripción que debe ser definido siempre por algún pseudointelectual progre. En cualquier caso, los americanos no van a ver a los europeos como a ese gran aliado del cual necesitan ayuda y que los ayudarán a vestir mejor y comportarse mejor para dejar de ser los paletos que nosotros creemos que son. Los ven como unos amigos pesados, que sólo te buscan cuando te necesitan y que además no paran de criticarte a tus espaldas… cuando los necesitas todos escurrirán el bulto, unos por ser gobernados por un presidente frívolos que toman decisiones dignas de países con orgullo tercermundistas, y otros por ser de un país con una especie de quinta columna de muyahidines que viven en sus territorios y que son incapaces de controlar. Vamos, que al final se ven ellos solos arreglando los problemas y desaguisados del planeta.
Con esta percepción, la verdad es que los Europeos deben ser como tus contrincantes, que si te piden hagas una cosa, ya sabes que para aceptar debes hacer la contraria. En el PSOE se dieron cuenta de ello, y cuando la mayoría de los votantes en el PP apoyaban a un José Bono como secretario general, ellos, que son muy listos (o que tiene mucha cara, nunca se sabrá la diferencia), eligieron a un ínclito y desconocido Rodríguez Zapatero, para desconcierto del partido en el gobierno en aquellos entonces. Se ve que en el PP han aprendido poco, porque no han parado desde el gobierno de deshacerse en elogios hacia el candidato a presidencia del partido, Rajoy, y parece ser que van a seguir en esas… si ya sospechosos eran los elogios del gobierno, más aún cuando estos elogios vienen del diario gubernamental El país. Ahora sí que es como para estar más mosqueado con un pavo escuchando una pandereta.
Siguiendo con los problemas de Obama, otro que se le ha unido en los últimos días ha sido el incondicional apoyo de Don Manuel Fraga, ese hombre, gran demócrata y luchador por las libertades, que ha mostrado sus preferencias por el Afroamericano frente al héroe McCain. Yo a estas alturas me parece que Obama debe andar pensando que alguien le debe haber echado algún maleficio o algún tipo de brujería, porque todas esas desgracias juntas no pueden ser fruto de la casualidad: Wright, Fraga, el gobierno de España y una Europa al unísono le apoyan. Me lo imagino sentado en su sofá, fumando un puro y tomando un Bourbon con hielo: “pero que pecados tan malos he debido cometer yo en mi vida anterior para merecer esto”.
En todo esto, cuando comiencen las elecciones, casi una mitad de los americanos se involucrarán en las mismas y tomarán partido por uno u otro candidato. Unos demócratas que atraerán todos los apoyos planetarios seguramente sean planteados como favoritos, sobre todo después de la pérdida de poder y simpatías que está generando la presente administración al tener que soportar esa herida abierta que supone las intervenciones de Irak y Afganistán y por las que se les van entre 5 y 20 jóvenes al mes más una especie de pozo sin fondo en el que no para de caer dinero… Aunque en los últimos meses las cosas han ido mejorando en ese lugar, no hay lugar a dudas, las heridas siguen abiertas.
Creo que lo tiene crudo Obama, porque McCain usará todos sus recursos y uno de ellos será posiblemente el as en la manga que guarda todo buen aspirante republicano a la presidencia del País, un as que le dio la victoria a Reagan en contra de toda Europa. Mirando a la cámara, en el último mitin de partido les dirá: “Reúnase con la familia a la hora de cenar, recen y discutan a quién votar por la mañana”… seguramente, el americano miro a sus cuatro o cinco hijos a los ojos y para ese momento ya tendría decidido cuál sería el sentido de su voto por la mañana. Lástima para Obama.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com