Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

10/05/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
La fortuna de hacer fortuna


Acabo de terminar el libro (con dos años de retraso) del periodista y amigo Antonio Salazar, titulado tal como se encabeza esta columna, y ciertamente es de esos documentos de los que uno siempre piensa “por qué nadie los escribe” y resulta que sin irnos muy lejos, en nuestras islas, alguien lo había hecho o estaba trabajando en ello. El resultado del libro es consecuencia también de la trayectoria profesional e intelectual de Antonio. Primero es un liberal de los echados al monte, aunque sin perder el pragmatismo que a cualquier persona responsable se le requiere, y segundo y no menos importante, formado en la trinchera del periodismo durante bastantes años. Sin estos dos elementos no habría sido posible llegar a escribir un libro donde nos cuenta la historia de 10 empresarios canarios (aunque todos más o menos afincados en Tenerife) que han logrado montar empresas, generar riquezas, dar trabajo y hacer avanzar a las islas más de lo que se habría hecho sin ellos… entre todos nos han traído dinero, comida, agua y vivienda, o sea, lo que cualquier persona necesita para sobrevivir. Es bien cierto lo que dice al principio, que no están todos los que son, pero en este caso sí son todos los que están.
Todos ellos son más o menos desconocidos, ya que el trabajo les deja poco tiempo para la farándula, pero sobre todo, porque al día de hoy, en la escuela se enseñan cosas tan absurdas como que estos elementos generadores de riqueza explotan a los ciudadanos para hacerse ricos y por el mero placer de hacer el mal… luego claro, nos extrañamos de que la gente tenga como líderes carismáticos a cualquier folclórico que cuenta a quién se pasa por la piedra, a uno que salió en un programa de reality y cuya mayor virtud era no saber limpiar ni leer, o a un cantante o actor afuncionariado al que nadie escucha pero que nos saltea la escarcela con impunidad a través de cánones y similares.
Hablando de estos empresarios, podrán encontrar orígenes completamente distintos entre unos y otros… así verán como algunos de ellos llegan a escribir con dificultad y otros han sido niños bien, que han pasado por los mejores colegios de Canarias desde su infancia, y de vida acomodaticia. También hay diferencia con respectos a sus lugares de nacimiento, y podemos encontrar de todo, desde europeos, asiáticos, peninsulares, hasta nacidos aquí al lado. También son diferentes los campos a los que se dedican: construcción, finanzas, obras públicas, alimentación, asesoramiento comercial e incluso del sector del espectáculo y las diversiones. Tenemos una más que amplia diversidad en orígenes, formación y campos de trabajo, lo que creo que fue uno de los condicionantes de la elección de estos empresarios para formar parte del elenco recogido en el libro.
A pesar de la diversidad expuesta, todos vienen caracterizados por unas cualidades independientemente de lo comentado, cosas que al día de hoy andan completamente devaluadas pero que sin ellas no es posible crear riqueza ni nada: dedicación al trabajo, el empresario no tiene vacaciones, ni días de fiestas, ni fiestas de guardar, ni casi duerme… una empresa, sobre todo al principio, requiere todo el tiempo, como ellos dicen: el que quiera fiestas, que se haga funcionario. Todos remarcan que el tiempo dedicado fue demasiado, e incluso dejan ver algún lamento por el tiempo robado a la familia, pero de otra manera hoy no serían ni ellos ricos ni Canarias habría avanzado, ni salido de aquella sociedad agraria, doméstica y emigrante.
También se caracterizan todos ellos por tener una exacerbada pasión por lo que hacen, una especie de adicción que les hace en su momento no lamentar las horas que le dedican, o ser capaces de salir de situaciones extremas donde los menos preparados y empresarios advenedizos abandonan… ahí aguantan ellos, en la zanja, contra lluvia y marea, una especie de quizás tercios españoles.
Finalmente, todos también remarcan un elemento fundamental en cualquier empresario: la suerte; comentan que lo suyo ha sido cuestión de suerte, y quizás también de la ayuda de algunos amigos. Suerte, esa pagana deidad que sencillamente no existe, ya que la suerte, según los entendidos sería definida como: “cuando la oportunidad y la preparación se unen”. Tuvieron la oportunidad y estuvieron preparándose para ella, sin los dos componentes presentes, sería imposible llegar donde llegaron.
Quería comentar el libro porque me parece tan importante que debería ser incluido para comentarlo en las escuelas y que de esta manera se valorará el esfuerzo y sacrificio, y cómo ese esfuerzo y sacrificio en ser mejores repercute de forma positiva en la sociedad en la que nos desenvolvemos. Vamos, deben ser vistos como ejemplos a seguir. Sin embargo, este ruego no tendrá acogida, porque ahora lo que se lleva es enseñar “Educación para la Ciudadanía”, donde según distintos manuales, lo importante en un niño de diez años se aficione al onanismo incipiente (algo que aprenderá por si sólo sin ningún tipo de manual, por otro lado), es llamar a sus padre progenitor A, B o C, y de cómo la maquinaria del empresariado y el capitalismo se engrasa con la sangre del trabajador.
Habrá también que decir que en este particular gremio de empresarios habrá de todo, entre ellos corruptos, aficionados a prácticas ilegales, etc… pero como igualmente habrá en el gremio de los fruteros debajo de casa, de los zapateros, de los pequeños comerciantes o en cualquier sitio donde se mueva dinero.
El libro muestra una imagen atípica en los medios de comunicación del empresario, como masa creadora de riqueza y bienestar, con ejemplos como los de ese hombre que del palustre llega a montar la empresa de construcción más importante del archipiélago, o que de una tienda de bragas se convierte en el personaje más importante para cualquier empresa textil que se quiera instalar en la isla, y no la imagen que estamos acostumbrados a ver, en la que aparecen continuamente como una especie de prestamistas medievales, avariciosos y depredadores del medio natural canario… creo que es lo menos que se merecen quienes nos han permitido un desarrollo tal, que en vez de estar emigrando de las islas con una mano delante y otra detrás, podamos quedarnos aquí para criticarlos y ponerlos a parir con sarna…
LA FORTUNA DE HACER FORTUNA: DIEZ HISTORIAS EMPRESARIALES DE ÉXITO; Autor: Antonio Salazar, Edita: Antonio Salazar, Santa Cruz de Tenerife, 2005, 279 páginas.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com