Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

05/05/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
La malaria y el cambio climático

Últimamente le estamos dando bombo y platillo al tema de la malaria en el archipiélago Canario. Supongo que debe ser algo altamente relacionado con el hecho de que el personal de estás ínsulas de ultramar no está reaccionando como esperan nuestros sesudos gobernantes a esa gran campaña mediática puesta en marcha desde hace un año para concienciarnos del calentamiento global.

Se ha creado una oficina para la cosa del cambio climático, se gastaron unos buenos kilos en traernos al no menos entrado en kilos Al Gore, esparciendo CO2 por doquier en su jet privado, nos han intentado asustar por parte del ministerio diciendo que nos quedaremos sin playas, por parte de algunos apocalípticos que las temperaturas subirán 4 grados en pocos años y que los grandes desastres asolarán el archipiélago… pero nada, que no entramos en razón, seguimos cogiendo el coche cuando tenemos que desplazarnos, encendiendo el aire acondicionado cuando hace calor y ni siquiera reciclamos, que con tantos colores en el bote de basura ya no sabe uno si aquello es la basura o un punto de encuentro gay.

Pero hete aquí que han encontrado un elemento para hacernos temblar y que entremos por vereda a velocidad vertiginosa… las enfermedades, que nos harán saltar la piel, que las pústulas sanguinolentas segreguen pus y unos ardores de estómago peor de los que nos dan después de salir del guachinche del domingo harto carne cabra. Y como siempre han encontrado una sencilla relación (venga sigo con mi clase de estadística: correlación no es causa, solo dos variables que evolucionan conjuntamente), que viene a ser algo así como: en el África subsahariana hay malaria, allí también la temperatura es varios grados más altos, si en Canarias la temperatura sube varios grados, por tanto, la malaria se cebará con los Canarios como una de las siete plagas por derrochones energéticos. No sabemos si el entimema utilizado tiene que ver con el hecho de que nos consideran demasiado torpes para entender la gravedad del problema, que les ha dado por delirios sofistas o es que no saben ya la manera de meternos el miedo en el cuerpo.

Demos algunos datos sobre la enfermedad, de esos que se pueden encontrar en cualquier página de Internet. La malaria está ligada al mosquito que la transmite, por tanto, si los mosquitos no están presentes, difícilmente puede ésta afectar a los humanos a distancias medias. En Canarias, dada la escasa presencia de aguas dulces y estancadas, la presencia de mosquitos es testimonial (aunque si algo molesta cuando se nos cuelan en la habitación), así que no sólo necesita temperaturas elevadas, también necesita abundancia de vectores. Tirando de esta idea, podemos decir que si somos capaces de controlar los mosquitos, seremos capaces de controlar la enfermedad… y aquí nos aparece el DDT, elemento odiado por doquier desde aquel famoso libro “La Primavera Silenciosa”, truculenta historia de miedo que nos han reportado más de 60 ediciones. La efectividad en el control del mosquito por parte del DDT es tal, que erradico la malaria de zonas como USA, Bangla Desh e Italia, y en otras las llevo a reducir las afecciones de malaria de 100 millones a 300 mil personas; hagan todos los cálculos estadísticos que deseen, y verán como las diferencias son significativas. Los griego también se dieron cuenta, como no lo han hecho nuestros políticos, y así, Empédocles 500 a.c. ya realiza labores de salud pública cubriendo pantanos cercano a poblaciones y cerrando las charcas de aguas sucias que generalmente circulaban por el centro de las calles de las ciudades (años después se retomó esa insalubre práctica, lo que daría lugar a la peste negra). Por esos trabajos recibió honores de héroe de guerra (también por muchos otros estudios en historia natural revolucionarios para aquella época). Y es que eso de salvar vidas ajenas solía tener muy buena fama.

Otro dato, a medida que se duplica la renta anual de un país, la mortalidad infantil desciende en igual medida… esto si que es una buena correlación.

Me gustaría recomendar, a esos políticos mal asesorados y posiblemente peor informados, que sean cuidadosos cuando hablen de una enfermedad que mata un niño cada doce segundos. Realizar comentarios frívolos sobre ello me parece poco acertado en unos representantes que deben mostrar sensibilidad ante estos desastres humanitarios. Posiblemente, nuestro político (o política) lo que quiso es hacerse la simpática frente a una audiencia entregada y deseosa de recibir informaciones apocalípticas. Esta bien dar a la canalla lo que ésta pide, pero a veces es mejor ser más conservador en los planteamientos.

Pero ¿quiere hacer algo para luchar contra la malaria? Pues déjese de siniestras historias y correlaciones estrambóticas entre malaria y cambio climático. Apoye que bajen los precios del DDT (que se pueden comprar tan sólo en China, México e India) y que se puedan distribuir libremente por zonas endémicas de malaria. Luego, como segunda opción podría ir a Europa a convencerlos de que se abran un poco las fronteras a la entrada de productos agrícolas de tales países, y que los agricultores-funcionarios europeos se vayan tecnificando hacia otro tipo de producción. Y termino sugiriendo que se invierta lo máximo que se pueda en investigación de este tipo de enfermedades, porque si el DDT la puede controlar, sólo la investigación puede convertirla en una enfermedad residual como la viruela.

En definitiva, como pueden ver, consejos vendo (y seguro que para mi no tengo), pero es que se ha tocado un tema que afecta a 300 millones de personas y mata a millón y medio al año. Las soluciones hay que pensarlas en función de la estructura social y económica de esos países, porque por mucho que se controle aquí, siempre tendremos propágulos llegando.

Paul Müller descubrió el DDT y obtuvo el premio Nóbel por ello en 1948… Posiblemente, como consecuencia de la cantidad de vidas que ha salvado, sea el premio con más fundamento de todos los que haya otorgado la Academia de la Ciencia de Suecia en su historia.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com