Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

10/04/2008 - José Ramón Arévalo Sierra
Estado de miedo y el cambio climático


Me he permitió el exabrupto de copiarle el título a la novela de Michael Crigton para mostrar lo leído la semana pasada en los periódicos. En la novela, en vista del poco éxito que tenían las proclamas ecologistoides de los grupos activistas, no tienen más remedio que ponerse manos al trabajo y convencernos por la fuerza utilizando una sutil actividad que practican los nacionalistas o los extremistas religiosos cuando quieren convencernos que son diferentes o los otros que tienen un mandato divino: el terrorismo. Pues bien, refiriéndome a lo leído, pude extraer cosas como estas: En Canarias aumentará la temperatura hasta 4 grados, las catástrofes naturales asolaran Canarias, las sequías se cebaran particularmente con Canarias, la mortalidad en épocas de calor se multiplicarán, los temporales de viento hará que parezca que vivamos todos al lado del ventilador… y así, de forma continua y machacona. Creo que este toque a arrebato de la banda del “apocalipsis now” es consecuencia de que el año pasado tuviéramos uno de las temporadas más templadas de los últimos años, o que en los últimos cinco años, los huracanes en la zona del Caribe hayan disminuido hasta límites desconocidos y que la percepción de que llueve poco es más bien escasa.
El cambio climático ha sido un elemento fundamental, porque ya hemos encontrado al culpable de todos los males y que además sirve para explicar cualquier cosa que ocurra. Huracanes, frio, calor, lluvia, sequía, enfermedades… en fin, como decía Max Planck, hemos encontrado la solución sencilla al problema complejo (con el pequeño detalle que aquella siempre resulta errónea). Además, tiene gran utilidad, como martillo con el que aporrear nuestras adormiladas conciencias y así cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, usar la guagua y mandar más dinero al tercer mundo con el que mantener la vida de lujo asiático de sus dictadorzuelos.
Desde el famoso “la tierra es plana” no creo que se conozca una defensa más exacerbada de un planteamiento, a priori científico, fuera de los planteamientos más esenciales de lo que debería ser el “método científico”. Una carga través de medios de comunicación, encabezada por millonarios folclóricos, políticos venidos a menos, actores de Hollywood, personajes del mundo de la farándula y el cotilleo, etc…
Me voy a permitir, ya que mi trabajo ligado al magisterio me lo pide, ilustrarles con una serie de planteamientos científicos acerca del cambio climático o calentamiento global, que ya no se que como se le llama: Un trabajo publicado en el año 2006 indicaba que la temperatura del océano había disminuido en el periodo 2003-2005. Rápidamente se pusieron a trabajar todos los científicos que dependen del cambio climático para responder a los datos. Después de multitud de cálculos y recálculos, habían descubierto que los datos estaban mal, y que la temperatura del océano había aumentado la friolera cantidad de 0.03 grados desde el año 1950 hasta el 2000… vaya, creo que ese stress sufrido por las viejas y las fulas deben ser inimaginable.
El incremento de temperatura que se detecta desde los años noventa coincide con la pérdida de más de 3000 estaciones meteorológicas de la antigua Unión Soviética y que eran utilizadas en los cálculos generales. Si eliminamos estaciones de zonas frías, no es de extrañar que el resultado sea más calor. Las mediciones por satélite de las temperaturas permiten una paquete de datos actualizado de la evolución de la misma y que no quedaría afectada por otras circunstancias como las vistas anteriormente. Desde el año 1979 se han medido de esta forma las temperaturas, y han dado como resultado variaciones de hasta +0.6 grados a mediados de los noventa y -0.6 grados a mediados de los ochenta. A lo largo del 2008 se ha detectado una bajada de -0.2 grados.
Se ha podido llegar a leer que la temperatura es la más alta de los últimos 10000 años, pero a esta conclusión sólo se llega utilizando el particular modelo del Palo de Hockey que se ha comprobado cómo han sido manipulado para eliminar el óptimo medieval de temperatura. Sin esas manipulaciones, las temperaturas aún serían más frías que hace 600 años. Curiosamente los avances sociales se concentran en los periodos cálidos y se paralizan en los periodos fríos.
Investigadores rusos, a través de modelos y de datos que obtienen con sus rudimentarias (pero espectacularmente precisas) estaciones están viendo como nos aproximamos a un periodo frío para el que recomiendan prepararnos. No hay que olvidar que el frío mata a mucha más gente que el calor, sólo que estos últimos parecen que son “fallecidos de calidad”, es decir, alguien que muere de calor vale por diez de los que mueren de frio en el catastrofismo ecologista. De esta forma, la preparación obliga a mayor desarrollo tecnológico, desarrollo tecnológico que pasa por hacer uso de las energías provenientes de combustibles fósiles, insustituibles al día de hoy por su efectividad y producción.
Nadie duda en cualquier caso que exista un cambio climático, ya que el clima es un ente variable y que depende de multitud de factores que le hace difícil de prever, sin embargo, buscar un causante general, como es el aumento de CO2 no está por nada justificado y la existencia de correlaciones no crean causalidad. Los aumentos de catástrofes naturales tampoco pueden achacarse al cambio climático, ya que están siempre han estado presentes, así como los periodos de climatología extrema (lluvias o sequías). Pareciera como si todos pretendieran justificar la cantidad de millones que se han gastado los gobiernos en estudios del cambio climático utilizando estos argumentos. No se, se me ocurre, si usted o yo fuésemos los directores del observatorio o como se llame creado por el gobierno de canaria para la “sostenibilidad y el cambio climático”, que cara se le quedaría al consejero si le dijéremos: Mire Sr. Consejero, lo del cambio climático es una patraña que poco tiene que ver con el uso de energías fósiles, o sea, que todo el dinero que nos hemos gastado en este chiringuito de poco ha servido. Como comprenderán, al día siguiente estaríamos con unos papelitos en la mano haciendo cola en la Agencia Canaria de Empleo… pues eso.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com