Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

05/03/2008 - José Francisco Fernández Belda
Divagaciones tras dos debates


Soy uno de tantos ciudadanos convencido de que en esos tan cacareados debates realmente no gana nadie. También creo que no tiene por qué haber un vencedor, como no los había cuando Sócrates o Platón debatían con otros filósofos. Sólo debieran servir para recordar a grandes rasgos las propuestas de futuro ofertadas por cada uno de los candidatos. Para añadir un toque de espectáculo y una cierta confrontación, se montan esos “jeta a jeta”, como los calificó un canario socarrón mientras se tomaba un cortadito en un bar con esa voz rasposa y profunda incapaz ya de contar cuantos “roncitos” ha trasegado. Tal vez por boca de mi desconocido y ocasional compañero de barra, habló la sabiduría popular y la tradicional resignación fatalista isleña al reinterpretar le expresión “cara a cara” según el habla autóctona. En realidad no se trata, ni nunca se trató, de que fuera un auténtico debate o confrontación de pareceres, por más que así lo promocionaron a bombo y platillo, sino más bien una sucesión de discursos preparados y memorizados de antemano que le restan al encuentro precisamente lo que es la esencia de un debate: la argumentación y la contra argumentación sobre un asunto concreto.

No faltó la sombra de la marrullería, eso sí, dicha con pose y voz bien impostada para que resulte más creíble a los oyentes, normalmente no especialistas en el arte de la dialéctica y de la agitación y propaganda política. Por ejemplo y nada más empezar, dijo el candidato socialista, que por expresa petición de los moderadores renunció a ser tratado de Presidente, “la verdad por delante y por escrito para que no haya ninguna duda”. Y para demostrarlo puso sobre la mesa un grueso cartapacio que denominó “el libro blanco”, aunque hay que reconocer que no lo calificó directamente de compendio de buen gobierno y de logros sin par. Tampoco está verificado, como han insinuado personas ajenas al mundillo de Ferraz que fuera tan sólo eso, un libro “en” blanco, sutileza o matiz apropiado para los conocedores del valor semántico de las preposiciones. Reconozco que me sorprendió la frasecita, pues tengo para mí que “por delante” significa haberlo puesto previamente a disposición de los interesados para que pudiera haber sido analizado y, que yo sepa, el contenido de ese libro tiene paralelos con la mujer del teniente Colombo, todo el mundo habla de ella pero nadie la conoce.

Zapatero anunció que creará dos millones de puestos de trabajo, la mitad para hombres y la otra mitad para mujeres. Pero a continuación dijo que 1.200.000 serán para mujeres. Debe ser cosa de la matemática moderna. También habló de igualdad entre los sexos, cosa que se presta a interpretaciones malévolas, retorcidas y al chiste fácil de los que siguen satisfechos con las “diferencias” en el envase del alma humana. A mi juicio con acierto, no entró en estos momentos electorales en el espinoso asunto planteado lo largo de esta campaña por algunos miembros del colectivo al que dice representar Pedro Zerolo, reivindicando la “cuota gay”.

Una cosa si que eché de menos en ambos candidatos, que no hablaran de la reforma de la Justicia. Pero me refiero a la de todos los días, al escándalo diario con que nos sobresaltan algunos titulares de prensa. El día 4 de marzo, dos ejemplos: “En libertad el joven del accidente de Mesa y López, pese a conducir borracho y sin seguro ni carné” o que el Jefe de la Policía Local de Tías, ebrio, intenta huir y es mantenido en su cargo. No es que se quiera desacreditar a la justicia exteriormente o de forma interesada, se basta ella sola para hacerlo. Causa rubor ver ciertas ceremonias de entregas de medallas, condecoraciones, boatos y pompas varias, sin sombra de autocrítica ni, sobre todo, de acciones concretas tendentes a corregir tanto dislate y tanto desprecio real a las víctimas de esos atropellos judiciales. Pero ¿qué se puede esperar de un sistema que afirma querer impartir Justicia cuando los propios agentes afirman sin recato que en los juzgados hay burros volando y que las sentencias son una lotería? Pues de esto, los candidatos, ni mú.

Descendiendo al terreno local, al ver imágenes de las visitas y paseos electorales de los candidatos o del público asistente a los mítines siempre se pueden encontrar fotos divertidas o para el recuerdo. Aspirantes al favor popular fondean sus nasas y sus palangres en los mercados municipales, a la espera de que la marea sea buena. No se preocupen, pronto desaparecerán del paisaje y no los volveremos a ver por esos caladeros hasta la próxima cita electoral. Pero hay otros, de la familia de los escualos, que no son candidatos pero que sí aspiran a que el que resulte electo tenga el convencimiento que no podría haber salido si él no los hubiera ayudado.

También hay conversiones ideológicas espectaculares. Por ejemplo la de José Miguel Suárez Gil, estratégicamente ubicado en el mitin de ZP en Gran Canaria, que aparece en las fotos intentando darle uno de sus clásicos abrazos y palmoteos costillares al Presidente. No consta gráficamente que lo lograra a pesar de sus ímprobos esfuerzos. A quien sí logró tocar fue al candidato Juan Fernando López Aguilar. Quien crea imposible estos “amoríos de senectud” que repase las galerías de fotos de La Provincia, por ejemplo. Es que, no hay duda, aún quedan socialistas de toda la vida. Lo que tiene que ver el ojo que todo le ve.

jfbelda@teleline.es



 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com