Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

23/11/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
La caterva de sabios del PSOE


Vista la última legislatura que hemos soportado los españoles, la pérdida de peso internacional del país y el buen hacer de los distintos ministerios (vivienda, trabajo o fomento), a las mentes preclaras del partido del gobierno no se les ha ocurrido otra cosa que hacer una serie de fichajes de “Zidanes”, pero eso sí, parece que no van a incluir a sus “Pavones” en el equipo. Estos experimentos que se plantean como un gran estudio de ingeniería social, en la que se llama a los sabios de la tribu, por lo general no salen bien, sobre todo teniendo en cuenta que la idiosincrasia de la zona de estudio a la que quieren aplicar soluciones mágicas es prácticamente desconocida para ellos.
Pero la cosa se pone aún más fea cuando vemos que entre este grupo de expertos tenemos a gente tan tenebrosa como la premio Nobel de la Paz con una afición, parece que más que contrastada, a considerar la ablación de clítoris un hecho cultural diferencial, cosa que viene muy bien en el contexto de esa cosa que creo que aún existe llamada “alianza de civilizaciones”. Además servirá para convencernos de que en África, el problema somos los occidentales y nuestra economía, como forma de desincentivación excelente. Supongo que al día de hoy todos están convencidos y piensan: “Si el problema está allá, aquí no hay nada que hacer”. La visión cateta de que el premio nobel de la paz se le da a alguien que verdaderamente hace algo por la paz, se ha deteriorado tremendamente en los últimos años, sobre todo teniendo en cuenta que ha sido entregado a gente como Jimmy Carter, una especie de Moratinos americano, del que se hacían muchos chistes, uno de ellos muy popular entre los americanos, que decía que era “Incapaz de caminar y mascar chicle a la vez”. También tenemos entre los premios Nobel de la Paz a alguien, con un pasado tan oscuro como Jaser Arafat, y termino con mi preferido, el inconfundible, el mejor, el millonario que viaja en jet privado Al Gore.
Pero tienen más sabios en el PSOE, no se crean, como en una escena sacada la película casposa de Santiago Segura, parece que han llegado a la puerta del bar y han dicho: “Que empiece la fiesta, que paga Torrente”. Y se han traído unos cuantos economistas de estos que entienden a la perfección aquella definición de la política que hacía Montesquieu: “el arte de quitar a unos para dar a otros”. Y nada, ya los estoy viendo, más pisitos regalados a los jóvenes imberbes, más ayudas por aquí y ayudas por allá, y más subir los impuestos para seguir dando más ayuditas y seguir difuminando la poca capacidad emprendedora de una sociedad ya de por sí algo aborregada por las subvenciones. Estos economistas seleccionados no entienden que el estado no soluciona problemas, solamente los subsidia. Los premios Nobel de Economía son generalmente muy divertidos. En los últimos años se ha dado la paradoja de que han compartido el premio Nobel dos economistas con interpretación de problemas y soluciones a los mismos totalmente contrapuestas. O sea, que vayan rascándose el bolsillo.
Luego tenemos ecolojetas que quieren condenarnos a la oscuridad. Hoy en día está más que demostrado que si queremos tener nuestro actual nivel de consumo eléctrico y queremos dejar de depender de los combustibles fósiles, la única opción factible que existe (tal como ha entendido Francia, paradigma retroprogre) es la energía nuclear. Las energías alternativas servirán para calentarle el termo de su casa, pero no para mantener el consumo que necesitamos. Pues bien, no se les ocurre otra cosa que traerse a una activista antinuclear al grupito de sabios. Si antes nos rascábamos el bolsillo, prepárense para quedarse ciegos leyendo con bombillas de bajo consumo y apagones a la “cubana” para solidarizarnos con el cambio climático o algo que se inventen para convencernos.
Termino comentando algo de los expertos en ingeniería social que nos han traído. Hemos de tener en cuenta que el experimento ya ha empezado (difuminar del concepto de familia, penetración ideológica en edad escolar, denigración de la raíces judeo-cristianas), pero como no saben a dónde van, pues han tenido que tirar, como los equipos de fútbol prestigiosos en épocas de malos resultados, del talonario. Así nos han aparecido con algún filósofo y algún politólogo argentino, que después de vistas las recetas espetadas por los mismos en sus países de origen, es como para echarnos a temblar por aquí.
En definitiva, esto es lo que nos espera la próxima legislatura con este gobierno, más subvenciones, más descentralización del estado (si es posible sin que deje de existir), más impuestos y más boberías solemnes y frivolidades con las víctimas. Ello no significa que vaya a ser un desastre, tan solo podemos decir que se ha demostrado que con otras políticas los cosas suelen ir mejor para los ciudadanos. Yo de todas formas creo que, cuando haciendo caso a estos sabios de gran faltriquera vean los resultados, irán reculando, como han ido haciendo en esta legislatura. Empezaron con unas ideas muy claras y diáfanas y han terminado sin ninguna idea y esperando que la subvenciones fundamentadas en el superávit con el que contaban de herencia les ayude a llegar bien hasta marzo del próximo año.
El PP ha contraatacado con su propio comité de expertos en un video de las nuevas generaciones, algo empalagoso pero mucho más cercano a nosotros. ¿Qué mejor premio en economía que una familia mileurista, qué mejor premio en asuntos sociales que un extoxicómano rehabilitado, qué mejor premio al trabajo que ese hombre de campo que se levanta todos los días a trabajar la tierra? Estos premiados no les están pidiendo ayudas para quedarse en casa rascándose la barriga, si no que no se les pongan piedras en el camino, y eso solo lo hace una política con una visión liberal. Mientras los primeros creen en una sociedad subsidiada, esta última visión cree más en una sociedad emprendedora y con capacidad. En unos meses tendremos que elegir.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com