Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

18/10/2007 - José Francisco Fernández Belda
Cerrado por reformas

Si se hiciera caso, o si se siguiera al pié de la letra, las indicaciones de las autoridades turísticas y de las asociaciones de constructores, “Cerrado por Reformas”, sería el anuncio que habría que enviar a nuestros principales agentes turísticos que promocionan muchas zonas de Canarias. Otros lugares prefieren que los turistas vengan, cuantos más mejor, mientras incrementan su oferta de ocio y servicios para obtener la mayor renta posible para todos.

Hace unos días trataba de argumentar en otro artículo mis reservas sobre la línea de actuación prioritaria definida por la nueva gerencia del Patronato de Turismo de Gran Canaria, como caso particular de la línea general seguida por los otros patronatos, que parecen pensar más en el negocio de la construcción que en el turístico. Salí a la palestra, comentando ese serio asunto, porque intuyo que es esa además la posición oficial de casi todas las autoridades turísticas en el archipiélago, a juzgar por las declaraciones de unas y otras, escrito en femenino porque conviene recordar que son ahora señoras las “mandamasas”. Y digo intuyo, en vez de afirmar con rotundidad que estoy plenamente convencido, por parecerme ser una forma más políticamente correcta de decir lo que pienso sin molestar demasiado a nadie.

Tuve el gusto de recibir un ponderado comentario de doña Cristina del Río aclarando su posición en relación con algo que al parecer dijo en su toma de posesión, según relataba La Provincia del día 6 de octubre de 2007, pág. 27, por cierto, deferencia que agradezco doblemente porque no es frecuente que una autoridad pública aclare algo a un ciudadano en particular, acostumbrados que están a tratarnos como súbditos. El párrafo en cuestión decía: “la nueva gerente del Patronato aseguró ayer que entre las principales actuaciones que llevará a cabo es primar la renovación hotelera antes que seguir con las políticas de promoción”.

Doña Cristina del Río me aclaraba: “Sin ánimo de polemizar, me permito clarificarle que mis declaraciones, tal y como constan en el Canarias 7, se refieren a la ‘renovación turística’ y no creo haber hecho referencia en particular a la hotelera. Creo que es prioritario adecuar la oferta a la demanda, sin que ello signifique tener que aumentarla, sino especializarla y profesionalizarla. Si algunos de nuestros destinos estrella como San Agustín o Playa del Inglés ya están fuera de los folletos de los tour operadores, de poco servirán las grandes promociones de algo que nadie quiere comprar”.

Pues bien, es precisamente en establecer la prioridad de la renovación sobre la promoción, sin precisar a qué renovación se refiere, donde está el cogollo del meollo, como dicen algunos para enfatizar, de tan crucial decisión para el futuro turístico de las Islas. No conviene olvidar que las autoridades competentes y las más notorias asociaciones de empresarios, que no tienen forzosamente que coincidir con las más representativas de los sectores implicados, hablan continuamente de renovación de la planta alojativa obsoleta con cargo principalmente a las ayudas públicas reclamadas por los generales de tirios y troyanos, pues la soldadesca es ajena a esas graciosas prebendas. El propio Patronato de Gran Canaria ya lo estableció así para San Agustín o Playa del Inglés en las conclusiones de sus Cumbres Turísticas, aunque por la nula relevancia práctica que han tenido sus reflexiones, en vez de altiva “cumbre”, preferí llamarla modesta “colinita o repecho” en algún que otro artículo. Eso sin contar con que la labor de un Patronato no es centrar su atención en una zona concreta sino atraer el turismo hacia su isla.

No cabe la menor duda de que si el auténtico atractivo para el turista que viene a Canarias fuera el alojamiento, sería importantísimo priorizar la actuación sobre esa tan manida como más que dudosa obsolescencia de la planta alojativa. Pero a mi entender, basado en mi propia experiencia como turista, nunca ha sido ese el motivo principal para elegir dónde ir de vacaciones. He de reconocer que jamás ha pesado la presunta calidad del alojamiento en mi decisión de viajar a otros lugares, sino que han sido los atractivos culturales, folclóricos, gastronómicos y etnológicos, de ocio, deportivos, etc. que los folletos de propaganda de esos destinos me hacía imaginar que encontraría allí. Luego la cruda realidad podría o no coincidir con las expectativas. De eso dependería volver u olvidar la experiencia para siempre jamás.

Si la renovación tan reclamada no fuera, como parece ser, tan sólo cambiar camas por más camas, sino que consistiera en la creación de nuevos atractivos de ocio y servicios en nuestras Islas habría que aplaudirla hasta con las orejas porque, entiendo, es la única posibilidad de salvar el negocio turístico actual y mirar el futuro con fundada esperanza. En cualquiera de los casos, y para poder seguir hablando de turismo en Canarias, deben seguir viniendo visitantes, cosa difícil sin incrementar la promoción y darle un carácter de absoluta prioridad sobre cualquier otra consideración. Parece poco probable que actuando prioritariamente sobre la renovación alojativa se pueda hoy por hoy invertir la tendencia hacia la decadencia del destino y la ruina del sector. Sobran camas, faltan atractivos explotables, ocio y servicios.

jfbelda@teleline.es

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com