Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

05/04/2005 - CanariasLiberal.org
En las librerías, el suicidio de España

El nacionalismo, último riesgo totalitario en Europa

El libro “El suicidio de España” denuncia la destrucción de la nación por el sistema electoral

El libro “El suicidio de España”, publicado por la Editorial Libros Libres, y del que es autor el periodista Enrique de Diego, denuncia la destrucción de la nación por un sistema electoral, que se asumió en la etapa preconstitucional y que no ha sido modificado, ni puesto en cuestión con posterioridad, a pesar de sus efectos perversos.

El autor describe como el sistema proporcional corregido de la Ley d’Hondt, más la circunscripción provincial, favorece la radicalización del panorama político, por la prima a las minorías territoriales. Al tiempo, ha impedido el surgimiento de partidos bisagras nacionales. “El suicidio de España –dice el autor- es la consecuencia de una Ley electoral nefasta, que entregó de partida el poder de la nación a quienes querían destruirla”.

El autor señala que el debate político ha ido oscilando hacia posiciones radicales por la necesidad de las formaciones nacionales de establecer pactos en ayuntamientos, autonomías y, con frecuencia, para recabar apoyos parlamentarios al Gobierno nacional. La infección nacionalista de la izquierda recibe nueva luz en un análisis alejado del romanticismo. “Este proceso no es meramente ideológico. La lógica de la deriva está mucho más relacionada con la razón política, con el poder”.

Enrique de Diego, subdirector de la revista Época, sitúa el desafío nacionalistas en términos del último riesgo totalitario en Europa, como fruto de la ‘hibernación’ de las ideas que produjo la dictadura. Análisis que no se queda en el País Vasco, sino que se refiere también a Cataluña. “En las autonomías gobernadas por los nacionalistas, la existencia de finalismos religiosos, relacionados con la normalización lingüística y el fomento de una cultura cerrada, pretendidamente amenazada por la globalización, o fundamental para el proyecto secesionista, ha sumado al proceso, en masa, a los nuevos clérigos aborígenes, asegurándoles la eliminación de competencia foránea, con acceso al funcionariado por su carácter autóctono o su adhesión a la pureza nacionalista, al margen del mérito como es entendido por el sentido común. El resurgimiento de Esquerra Republicana de Cataluña no es fruto de idealismo radicalizado, sino, en buena parte, como lobby de los intereses de los profesores de catalán y su corte de funcionarios normalizadores. Dato que avala la apreciación de que Esquerra es hija del pujolismo”.

Para conocer y superar el nacionalismo, con la esperanza puesto en los ciudadanos, a pesar de que se les hace jugar con unas normas electorales trucadas y tramposas, Enrique de Diego define a la nación como Estado de Derecho y a España como sociedad abierta. Especial relevancia tiene el capítulo dedicado a la mentalidad nacionalista, con sus errores intelectuales esencialistas, colectivistas y de antropomorfismo de los conceptos. Para respaldar esa pedagogía se reseñan las aportaciones de los principales ideólogos del ‘estado nacional’, el que identifica la nación con una identidad uniformizadora, como Fichte y Hegel, así como el pensamiento racista de Sabino Arana. Lo que está en riesgo no es sólo la unidad nacional, sino el pluralismo y la libertad personal en el País Vasco y en Cataluña.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com