Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

05/10/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
Yo, el crispado


Yo la verdad, es que me crispo con facilidad, o sea que me irrito y exaspero rápidamente, no me refiero a que se me contraigan los músculos. Y puesto que soy fácil de crispar, espero que las autoridades tengan a bien aceptar todas mis propuestas, con la amenaza de que si no son aceptadas completamente, me crisparé, y ya no tendremos ni buen rollito ni talante. Tal y como está la situación, y dado que esto parece un festival de cesiones gubernamentales ante todo aquel que amenaza con crisparse, yo no voy a ser menos. Así que ahí van mis propuestas…
Si el consistorio de Bilbao ha decidido cumplir la legalidad 30 minutos al año, yo de forma unilateral y chulesca (así, como ellos) también he decidido que solo voy a detallar en la declaración de la renta 30 minutos de mis beneficios anuales, con lo cual, los pagos que tendré que realizar serán mínimos y creo que encima me tendrán que devolver. En caso de que se nieguen a aceptar, me declararé en estado flagrante de crispación. Creo que esta propuesta será admitida, porque los impuestos sobre la renta, como los símbolos nacionales, son elementos que deben servir para unir, y no para enfrentar. Y nada produce más enfrentamiento entre mis iguales que el tocarles la faltriquera.
Por otro lado, he creado un estatuto yo mismo, así como quien no quiere la cosa, que han votado 6 de mis vecinos favorablemente, aunque se han abstenido 18, siendo un 25% un porcentaje que da total viabilidad al asunto. En él, he considerado que las aportaciones públicas a la zona donde vivo deben incrementarse un 3000%, que nuestro aporte a las arcas públicas será nulo (en compensación por una deuda histórica que nos hemos inventado), y que para trabajar en mi edificio será necesario tener el título de bailes regionales en su especialidad malagueñas o folías, o en su defecto, ser descendiente directo de algún Guanarteme de los reconocidos, no siendo válidos, y muy especialmente, ser descendientes de un Mencey. Además he convocado un referéndum para valorar cómo será nuestra relación con el Ilmo. Ayuntamiento así como con el estado español. He de decir que tenemos un brazo armado preparado para romper papeleras y destrozar las flores de los jardines, pero que esta violencia no va a condicionar el futuro de mis convecinos, los jóvenes y las jóvenas. El derecho a elegir de mi pueblo y la decisión de mis vecinos y vecinas deberán ser respetados, teniendo en cuenta que sería una forma de aminorar los perniciosos efectos que produce nuestro brazo armado.
Otra de las propuestas es sacar hacia adelante la 7ª República, que hemos votado de manera unitaria. Esto tiene un fuerte efecto desmoralizador en nuestros gobernantes centralistas, debido al peso específico que posee mi barrio. Además para nosotros es un anhelo que nos produce angustia, vamos, que por las mañanas nos levantamos y lo primero que hacemos es llorar porque no estamos en la 7ª República. Cualquier otro problema es una nimiedad, el paro, el acceso a la vivienda, una educación con unos mínimos estándares de calidad, unas infraestructuras adecuadas a las necesidades de mi barrio… vamos, chorradas, el verdadero problema que tiene mi barrio es que no estemos regidos por una República.
Por supuesto hemos creado el CAB, el Comité Audiovisual de mi Barrio, que se encargará de analizar la información que llegue a los vecinos vía periódicos, internet, radio y televisión. En el momento que observemos que alguna noticia, comentario de elementos fascistoides antialdeanos o cualquier otro aspecto que el comité, formado por el Zebenzui y el Allose, tenga a bien considerar, procederemos a suspender la emisión de la señal o difusión del medio de que se trate en particular. Mientras tanto, mandaremos a un grupito de nuestros vecinos a manifestarse a las puertas de los medios de comunicación que no consideremos que informan como nosotros creemos que deben informar. La libertad de prensa, como el concepto de España, es discutible y discutida.
Todas las obras que se realicen en mi barrio tendrán una comisión para los gobernantes del mismo, del 5%. Si algún vecino se atreviera a criticar la recepción de comisiones ilegales, le amenazaremos con: O eso, o no sacamos adelante este estatuto que estamos discutiendo. Creo que este argumento hará recapacitar a cualquiera que intente criticarnos (vistos los fabulosos efectos que ha tenido en alguna comunidad autónoma).
Entrando en aspectos de forma, nuestro estatuto para los jóvenes y jóvenas de mi barrio también recoge que tenemos que ir siempre malhumorados, cabreados, hablar con desprecio a la corona o a los símbolos de España que en principio nos representan a todos. Si es posible hablar de forma ininteligible, mejor aún (para que nos tengan que subtitular) e inventarnos agravios históricos de cualquier tipo, así como decir que nuestro barrio fue antifranquista y que la guerra civil española no era una guerra dónde nos matábamos unos a otros, hermanos contra hermanos, sino que Franco se levantó en armas contra nuestro barrio, así, porque odiaba nuestro desarrollo e intelectualidad. Por supuesto nada de símbolos de ningún tipo, solo aceptamos los de mi barrio, y nada de izar banderas extranjeras.
Estas propuestas sin duda deben tener algún lugar en ese extraño concepto denominado España, que como he dicho, es discutible y discutido, y por eso con todo esto, lo que propongo es clarificarlo y dejarlo en una situación más moderna que en la que se encontraba.
En caso contrario, sentiré que se utiliza el estado para enfrentarse a mi barrio, que se utilizan los símbolos nacionales de todos para darnos con ellos en la cabeza (Anasagasti dixit), que ya no hay tan buen rollito, y que el talante se acabó, sintiéndome totalmente crispado por los nacionalistas españoles. Nuestra esperanza es que D. Juanfer el Adelantado gane las próximas elecciones, que seguro pacta con nosotros, o con cualquier folclórico que se precie (ecolojeta, torero o cualquier radical de esos que no conocen ni en su casa), y que todas nuestras propuestas serán aceptadas sin el menor recorte y dilación. De lo contrario, como hemos dicho al principio, nos crisparemos (“nos” como plural mayestático).

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com