Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

12/07/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
Superpoblación ¿El PP se une a la fiesta?


Mis escuetos lectores, que hayan tenido la oportunidad de seguir estas columnillas que aparecen los miércoles, recordarán cómo planteé que el PP posiblemente daría la presidencia de Navarra al partido menos votado (el Partido Socialista de Navarra) con tal de que estos no se echarán al monte (no como bucólicos anacoretas, sino como licenciosos amigos de personajillos aficionados en el pasado al tiro en la nuca), y encima, para desgracia nuestra, nos tendríamos que comer durante cuatro añitos a Don Juanfer el Adelantado; la gaviota. Los ciudadanos canarios, sin haberlo deseado, estaríamos haciendo un bien a la gobernabilidad del estado e incluso a la libertad y la democracia. Bueno, todos los que teníamos conciencia de servicio estatal estábamos dispuestos a pagar esa dádiva por el bien común. El pacto era: aguantaremos a estos intervencionistas y todo su sectarismo cuatro años, aguantaríamos que nos subieran los impuestos, que la educación siguiera decayendo en calidad, y que como solución nos siguieran subiendo los impuestos, y así hasta el infinito con multitud de aspectos. Incluso aguantaríamos (bueno con eso patalearíamos un poco) que intentaran aleccionar a nuestros hijos en los colegios con esa nueva versión de “Formación para el Espíritu Nacional” y que encima cada vez supieran menos de matemáticas, historia y literatura, a lo que buscarían como solución, volvernos a subir los impuestos.
Luego volví a encontrarme gozoso. Al final no se sabe todavía qué es lo que va a pasar en Navarra, pero mal lo llevan los navarros… se plantean que los euskaldunes se quedarían con educación, para ir aplicando su versión nacional socialista de “Formación del Espíritu Nacional” (no sé qué tienen todos lo progres, pero tienen una manía obsesiva con la formación del espíritu de los demás)… en fin, a esto aplico yo la famosa frase atribuida a Franco, que seguramente es fruto de una mentira transmutada en historia, después de conocer el asesinato de Carrero Blanco “No hay mal que por bien no venga”. Y hala, ya me encontraba yo de nuevo feliz de que no nos gobernaran los sectarios radicales. Hasta que me empiezo a plantear quién nos va a gobernar: Una coalición CC-PP… ¡ummmm! Bueno, si me dieran a elegir entre cuarenta latigazos y ocho latigazos, yo lo tendría claro, ocho latigazos, así que lo que nos viene encima no podría ser peor que lo que nos amenazaba con venir en caso de segundas vueltas de despacho (Jaume Matas dixit) allende los mares, o sea, Madrid. Aquellos que intentaron ganar las elecciones utilizando la maquinaria judicial y copiándole el programa a otros partidos, no lo han conseguido, por lo tanto es motivo suficiente para sentirse feliz con los ocho latigazos.
Pero poco dura la alegría en la casa del pobre, menos en este país. Andando por los Madriles me encuentro la noticia: Las negociaciones CC-PP van avanzando en medidas del control de la población irregular, y posponen la negociación con respecto al control de la población regular… Mi gozo en un pozo, y sobre todo, un puñadito de latigazos más, por bocazas, por iluso… Lo peor de todo es que con el miedo de que les llamen conservadores y de derechas, terminarán firmando cualquier papelillo que les sirva como pase pernocta a actos culturales y de sociedad, sin que se les insidien los personajes del mundo de la farándula… Están comprando la comodidad (me refiero al PP), no comprando a la farándula sino comprando en cierto modo la comodidad de no defender las ideas en las que creen, de no tener que pelearlas, y seguiremos viviendo en esta situación irreal donde dejamos que la administración controle nuestro sueldo, nuestros actos, la población, el número de hijos que tenemos, etc. En fin, un estado paternal que nos cuide, mientras que nuestra única labor sea ir al infumable chiringuito de enfrente y cantar nuestro himno: “camarero, y otra de gambas…”
La respuesta a las negociaciones que debería haber dado un partido con algún mínimo resto liberal y conservador hubiera sido: “La negociación sobre la población regular no tiene por qué esperar, la postura es clara: Todos los ciudadanos europeos tienen pleno derecho a instalarse en Canarias si lo desean, al igual que los Canarios debemos tener pleno derecho de movilidad en cualquier parte del territorio europeo”… Si Canarias sigue atrayendo gente es por sus posibilidades económicas, por su capacidad de crecimiento y por su estabilidad, lo que ha cabalgado a lomos del aumento de la población en las islas. Vuelvo a recordar que en épocas sin presión de población, el canario se veía obligado a la emigración y los caciques campaban a sus anchas con unos derechos dudosos y auto-atribuidos para que esos ilustres apellidos hicieran lo que quisieran. Sigo sin ver las virtudes de la vida pasada por más que me las intenten colar por el ojo la retroprogresía y los ecolojetas, y ahora estos niños buenos de Santa Cruz y Las Palmas muy bien educados en familias de derechas.
Si al PP al final le molestará tanto la presión que genera el aumento de población, les digo lo mismo que ya he dicho a los demás, tienen varios aeropuertos para empezar a aliviar la presión que tanto les angustia.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com