Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

09/07/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
Y el apóstol del apocalipsis pasó por las Islas

Y vino a decir algo en una lengua ininteligible el adorador de dioses extraños: “Yo soy el alfa y omega, el primero y el último, el principio y el fin”… Y su palabra daba fe, que para eso cobraba 250.000 € por epístola. Esta vez la gran ramera con la que se amanceban los ciudadanos de la Tierra es el sistema de vida occidental, que por ende tiene como corolario “el cambio climático”, y por eso un día sobrevendrán las plagas, la mortandad, el llanto y el hambre, y seremos abrasados por el fuego. Y lloraremos los ciudadanos que con el sistema occidental nos deleitamos, cuando veamos el humo.

Bueno, estos párrafos del Apocalipsis bien pueden resumir el mensaje del derrochón de luz eléctrica, de familia propietaria de una mina de cinc, que viaja en jet privado y que cobra un dineral por conferencia. Vamos, y luego dicen que hacer el ecolojeta no da dinero, ya quisiera el presidente de Enron cobrar tanto por conferencia.

Quizás lo más apasionante de este apóstol no es en si las cosas que dice, que no aguantarían una búsqueda bibliográfica en Google con un mínimo de interés informativo. Lo que más me ha dejado perplejo de la pasada visita ha sido el regocijo con el que las élites (por llamarlo de algún modo) de nuestras Islas han ido a recibirlo y escucharlo. Creo que el Cabildo de Tenerife aportó algo de dinero (que parece que fue bastante) para promocionar el evento… esta sí que es buena, aún recuerdo cuando solicitamos ayudas para afrontar proyectos de restauración ecológica, cómo nos contestaron con historias del tipo: “Es que el capítulo IV, episodio II del presupuesto, etc., etc., etc.”. O sea, que no.

Pues como iba diciendo, las élites, grupos empresariales, todos los políticos que se presten, ecologistas, los profesores de universidad prestigiosos (bueno, estos es que se apuntan a un bombardeo), todos allí, todos silentes y escuchadores, enganchados a la Goremanía y asumiendo a pies juntillas lo que el apóstol les vino a revelar.

Se podía percibir cuán alegres y regocijados andaban de presenciar a tamaño personaje, y lo peor de todo, tomaban notas para castigarnos, a los ciudadanos de Canarias, en los sucesivos meses. El mensaje que nos espera en las próximas semanas es, por resumirlo de algún modo: “Arrepentíos”. El ilustre folclórico de la Ecología, que andaba por allí, empezará a escribir por los periódicos diciendo lo mal que nos portamos con nuestras Islas, no como antes cuando los caciques las cuidaban bien; y que si queremos salvarnos tendremos que seguir a pies juntillas sus indicaciones. Los retroprogres ya habrán dado con el problema de la emigración en África, que no es culpa de las miserias a las que están condenados por unas estructuras sociales y políticas que no tienen solución, aparte de un inexistente mercado. ¡Nooooooo!, el culpable es el cambio climático, que además está provocado por nosotros, porque los ciudadanos africanos no aguantan los calores. Luego los políticos del nacionalismo de terruño usarán ese argumento de que somos muchos, que parimos como conejos, que no ahorramos agua y que encima vinieron de fuera. Oiga, es que ya uno no puede ir a las Teresitas o a las Canteras sin que se te llene aquello de molestos turistas.

Sin embargo, por más que observo, no veo que ninguno de ellos siga sus propias indicaciones. El Gore, por ejemplo, aparte de usar bombillas de bajo consumo, no le he visto que haya minimizado sus gastos, este usando la vela como transporte marítimo o se haya hecho un anacoreta en taparrabos con destino en las montañas de Nevada. Vamos que para tener tan claro el “cambio climático”, en sus propias palabras: “Tan claro como la noche de los cristales rotos en Berlín”, parece que no tiene mucha fe. A nuestros ilustres folclóricos ecólogos locales, defensores a ultranza de la toma de medidas para paliar el cambio climático, tampoco les he visto deshaciéndose de todas sus propiedades, todoterrenos y varios coches de gran consumo y cilindrada, ni yendo a abrazar la vida bucólica y alternativa, tocando un tamborcillo étnico en la Avenida de La Trinidad o jugando a los mazos incandescentes. No he visto a nuestros sesudos políticos nacionalistas aliviar la presión humana en el Archipiélago largándose a Madrid, que tanto les gusta, y eso que tienen dos aeropuertos en Tenerife y uno en las demás Islas para ir aliviando la presión.

¿Y usted sabe por qué no? Porque ellos lo tienen claro, la élite intelectual, progre y financiera piensa que los que sobramos somos usted y yo, que los que tenemos que pagar más por los servicios somos usted y yo, que los que tenemos que apagar el aire acondicionado somos usted y yo, que los que tenemos que dejar de usar el coche somos usted y yo, que los que tenemos que usar 60 litros de agua al día somos usted y yo… En fin, que tenemos que arrepentirnos por nuestra mera existencia, y alegrarnos de la de ellos, que sí que cuidan el medio ambiente.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com