Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

28/06/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
Sr. Zapatero: Siempre le quedará el cambio climático

Se le apagaron las luces de la fiesta, la comida sobrante encima de la mesa, las sillas todas tiradas por el suelo, los adornos rotos, tal y como le pronosticó el Sr. Rajoy se puso a buscar con la mirada a alguien que le pudiera ayudar con aquel desastre y sólo lo encontró a él. Él, dispuesto a ayudarle a recoger lo que otros pusieron patas arriba, él, dispuesto a cederle la presidencia de Navarra para que no gobiernen los chicos de la gasolina, él, que estaba dispuesto a cederle Canarias (para desgracia nuestra) y a quien ni siquiera se dignó a llamar… como siempre, cuando las cosas se ponen feas, sólo le queda él. Aún deben de resonarle sus palabras en la tribuna del congreso “cuando se apaguen las luces de la fiesta, sólo le quedaré yo”.

Ahora, un gobierno que se dedicó a jugar a los cromos con una banda terrorista, se da cuenta que le ha pasado lo mismo que a los anteriores, que cuando ellos no ganan le pegan una patada al tablero y encima empiezan a tirarles las fichas a la cabeza. Como siempre, y como se suele decir, quien se acuesta con terroristas, lleno de excrementos amanece (o “cagado” por decirlo metafóricamente). Además aprovecharon la ingenuidad de este gobierno para preparar un nuevo periodo violento que ya nos vienen avisando.

Bueno, no todo está perdido. Aún puede sacar el as que le queda en la manga, y no me refiero a la “guerra de Irak” que también podría servir como recurso, o el “Yak”, o el “Prestige”, o las guerras del Peloponeso. Ahora se puede usted centrar al cien por cien en el cambio climático… ¡anda qué bien! Como Chirac, Al Gore, el DiCaprio, el Bardem, el Moore o el Tim Robbins (que en una pasada columna confundí con el Burton, pero que igualmente lo dos andan con el mismo discurso del mundo de la farándula). Y para colmo, al contrario que otros, no tiene siquiera que esperar a retirarse de la política (bien poco hicieron Chirac y Gore por el cambio climático, sobre todo el segundo que votó en contra de la ratificación del tratado de Kyoto cuando era vicepresidente). Como usted ha demostrado que es un frívolo sin ningún tipo de vergüenza, puede achacar al cambio climático todo lo que ocurra… por ejemplo, podrá decir eso de que el cambio climático ha ocasionado más muertes que el terrorismo sin sonrojarse (esto también le sirve para ese nuevo discurso que ha puesto en marcha considerando a la victimas del terrorismo como accidentados, o sea, como si te pillara el tranvía). De todas formas le voy a dar un pequeño dato que creo que no le han pasado sus sesudos asesores de Moncloa: Las vidas pérdidas en catástrofes ambientales se han reducido en un 95% a lo largo del último siglo. Más información, para que al menos cuando vaya por ahí haciendo el frívolo demagogo la tenga en cuenta: Desde que se habla de cambio climático, los fenómenos extremos del susodicho clima se han reducido. Por ejemplo, en esta última década hay menos tornados en Norteamérica, hay menos tormentas tropicales y en la Península Ibérica tenemos datos de la disminución de forma significativa de las grandes avenidas debidas a lluvias torrenciales, a favor de lluvias de baja intensidad. Es más, los efectos de los incendios forestales son mucho menores que en el pasado. Pero qué más da la realidad, no vamos a dejar que nos estropee unos bonitos discursos para un público entregado, ansioso de escuchar buenas palabras y retórica apocalíptica más falsa que un billete del Monopoli.

El problema de que usted se dedique a hacer de visionario enseñándonos el camino de la verdad y la vida, es que ese camino nos puede costar un dineral, sobre todo si ponemos en marcha los mecanismos para paliar el cambio climático propuesto por Kyoto. Con Kyoto nos pasa como con el referéndum europeo, parece ser que somos los últimos en enterarnos de que es una pifia y aún nos lo creemos, y vamos donde nos digan los grandes, aunque ellos hagan luego lo contrario… Desde luego, en qué buen vasallo hemos convertido al estado con respecto a Europa, cuando parecía que empezábamos a tener el merecido peso específico que nos correspondía.

En cualquier caso, las estimaciones sobre lo que costará aplicar el protocolo de Kyoto son de 2.700 meuros… Si a esto le añadimos los efectos colaterales que tendría este coste (deslocalización de empresas, efectos en el consumo doméstico, bajada de la productividad…) y teniendo en cuenta la particularidad de España, que en 1990 (fecha que se establece para los niveles de emisión de CO2 a los que hay que volver en el 2012) era un país con una gran aceleración del desarrollo; nos queda como corolario que para cumplir lo firmado, no tenemos más que arremolinar con el hundimiento de una economía que parecía resurgir. España es un país que contamina, pero que produce y se desarrolla, con lo cual, estamos haciendo un uso óptimo de la energía. Los países de Europa del Este o Asia, absueltos del protocolo, no pueden decir lo mismo.

2.700 meuros pueden ser asumibles, sobre todo para este gobierno que nos enseña que el dinero público no es de nadie (con mensajes de sus ministras recordándonoslo). Lo que no puede soportar una economía es la presión sobre el consumo privado, algo que terminarán pagando las economías menos favorecidas. Todo por unas décimas de grado, que tienen más que ver con una variabilidad natural del clima que con el hombre y que hasta ahora parecen tener más efectos positivos que negativos. Eso sí, seguiremos cada día levantándonos con una ministra de cuota acusándonos del cambio climático, de derrochones del agua, de estar muy gordos, de fumar mucho y de la extinción de los dinosaurios.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com