Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

26/04/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
El oso que no hibernó

El oso que no hibernó
Andan pululando por los medios de comunicación historias sobre un oso que no hibernó como la prueba, ahora sí, que el calentamiento global es un hecho. Todos los “famosotes” y la jet set han hecho la ola ante tamaño acontecimiento que justificaría las cenas que van a realizar para recaudar fondos contra el calentamiento. Ciertamente, el que tengan que justificarse diariamente para demostrar algo que según ellos “está ya aquí” puede hacer sospechar del susodicho evento. Es como el juicio del 11M, podrán ver en las portadas día tras día como se ha desmontado la teoría de la conspiración, y uno siempre se pregunta, ¿pero no se desmontó la semana pasada? Y ellos contestan: No, pero ahora sí que es verdad de la buena.
Lo del análisis del clima, hay que decir la verdad, es un campo que puede dar mucho juego, ya que se cuentan con muchos datos. Esto de contar con miles y miles de datos es un filón en manos de un especialista en estadística y campo abonado para diletantes y charlatanes. Un estadístico más o menos puesto, te puede demostrar una cosa y la contraria sin salirse de los mismos datos ¡Ofrézcanme un millón de datos y les daré lo que me pidan! Ya se dice por ahí que la estadística es lo que tiene, como los bikinis, muestran cosas interesantes, no lo que verdaderamente queremos ver.
Si nos pasamos a los modelos, las cosas no mejoran mucho. Uno de los posiblemente más influyentes ecólogos de la historia en España, de amplio reconocimiento en Estados Unidos (sí, puntualizo esto último porque hoy en día ciencia=USA), Ramón Margalef, comentó una vez con la moda de los modelos: “La capacidad predictiva de un modelo es inversamente proporcional a la longitud de sus ecuaciones” ¿Han visto algún modelo predictivo sobre el clima? Sus ecuaciones las usan los físicos para asustar a sus hijos cuando se portan mal. Además, cuando ponemos a funcionar estos modelos, todos determinan un error que puede oscilar entre 2-3 ºC… O sea, que para un científico, el clima que predicen los modelos en unos 100 años no tiene diferencias significativas con el clima que tenemos hoy en día, es más, hasta asumiendo el error, podríamos pensar que vamos camino del enfriamiento. Todo ello a pesar de que hay una serie de tendencias que mostrarían un incremento de la temperatura que habría que asumir en relación con la propia dinámica del clima.
Pues nada, da lo mismo, y como con la moda de la lluvia ácida, no hay científico que se precie de serlo sin dar su opinión sobre el calentamiento global. Hace poco recibí una llamada de un periódico en el que querían saber mi opinión como en el tema. Sorprendido pregunté a la periodista quién le había dado la información sobre mis supuestos conocimientos (obviamente falsos) sobre el asunto. Ella me dijo: “No, es que como es del departamento de Ecología, pues claro…”. Claro, como soy del departamento de Ecología tengo que ser un experto en cambio climático y jugar al diábolo en la Avenida Trinidad (me dije a mi mismo). Como cuando nos daban la cartilla de reclutamiento al ejército con nuestros datos, y en ella aparecía un apartado que ponía: “VALOR”, y el secretario de turno siempre escribía, “SE LE SUPONE”, pues cuando llaman al departamento de Ecología, ya tenemos la cartilla que pone: “ECOLOJETA”, y los medios de comunicación escriben al lado: “SEGURO QUE SÍ”. En fin, sacándola de su error, ella me preguntó de nuevo si le daba el nombre de alguien para que le instruyera sobre el cambio climático en plan experto. Vamos que le daba lo mismo un catedrático, que un bedel, que un torero. Yo le contesté: dudo que encuentre algún especializado en calentamiento global en Canarias. No sé que hizo al final, pero supongo que encontró alguien por ahí hablando como un gran especialista, y que al final este mismo incitaría a los lectores a creer en el cambio climático como una cuestión de fe.
Ahora sospecho, que el pobre oso que no hibernó lo debe de haber capturado el ecolojeta Gore y los suyos, y con una anilla a la nariz lo deben estar paseando de pueblo en pueblo como la evidencia de las evidencias (he leído que existe una leyenda que dice que a cada pueblo al que va Gore a dar conferencias, al día siguiente le viene una nevada y una ola de frío tremenda). Ya me los imagino: pasen y vean señores, hemos encontrado el dato que nos falta, el oso que no hibernó… mañana mostraremos el almendro que floreció antes de tiempo, la tigresa que parió fuera de fecha, la cucaracha que apareció muerta una mañana, la hormiga que murió sofocada, el cacho de hielo que se derritió en algún polo y la lluvia que dejó de caer el pasado mes: para todos los públicos, el muestrario de evidencias.
Lamentablemente nunca les enseñarán que los modelos prevén (los más apocalípticos) subidas de 4 grados de temperatura en los próximos cien años, con un error de más menos cuatro. ¡Vaya con los modelos, mira que son obstinados! En fin, alguien debió de explicarles que lo mismo que una golondrina no hace primavera, un oso que no hiberna no hace cambio climático.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com