Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

18/02/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
Las mujeres limpian mejor

Las mujeres limpian mejor

Antes que se haga un toque de arrebato para que la banda de ministras de cuota salgan de sus pisitos y soluciones habitacionales de 400 m2, cabalgando cual divas de portada de revistucha con sus abrigos de pieles, cuchillo en mano, y comandadas por nuestro alatriste de la progresía, el Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONGs del PSOE, el Capitán Pedro Zerolo Alatriste, déjenme explicarme un poco.

La frase en cuestión que encabeza el presente escrito no es mía, se la he, podemos decir, robado a la investigadora en neurología Sueca “Dra. Dahlström” de su libro “El sexo está en el cerebro”. También dice otra cosa: por mucho que los hombres cambiemos de pañales a los niños, les demos el biberón, nos levantemos 5 veces en la noche cuando llora y arropemos al niño, la unión de éste con la madre está sellada con sangre, y cuando las cosas se pongan feas, llamará siempre a “mamá”. La investigadora alega que los procesos evolutivos durante miles de años del desarrollo del ser humano han sido los que han propiciado las diferencias, y será difícil cambiar todo ello con un decreto. Ya se sabe que la naturaleza es caprichosa y poco avenida a las mayorías… La investigadora incluso es capaz de encontrar una explicación al rechazo a la prostitución por parte de las mujeres: Competencia desleal… ¡oigan, lo dice la investigadora, no yo! Que les veo venir.

Bien, todo esto me sirve para hablar de tan escabroso tema sobre hombre y mujeres en el que fácilmente desciendes a los estereotipos y generalizaciones y en el que hay que ser tremendamente cuidadosos. Pero el feminismo retroprogre ha entendido que la igualdad de hombres y mujeres es que se parezcan en cosas que son imposibles, y aún sabiéndolo, siguen por esa vía, intentando que las mujeres se parezcan más a los hombres dejándose pelos en las patas y que las hombres se parezcan más a las mujeres afeitándose el pecho y estando muy flacos, dando como resultado la habitual búsqueda de mujeres en internet fuera de nuestras fronteras por parte de ellos, mujeres que parezcan mujeres sin ningún tipo de dudas. Y ellas lanzadas a la búsqueda de sabrosones allende de los mares, con su pelillos en el pecho y a los que les gusta hablar de fútbol.

La mujer se parece al hombre como un huevo a una castaña. Cuando un grupo de hombres y mujeres salimos a tomar algo y entablamos conversaciones de la banal, la impredecibilidad de las pensamientos retóricos y los circunloquios de las mismas siguen causando asombro en mí, forzando mi cerebro de una forma tal para poder entenderlas, que por lo general decido seguir bebiendo vino y poner cara de que entiendo, tocándome la barbilla y asintiendo con la cabeza, emitiendo de vez en cuando un complaciente “cierto”. Una conversación con hombres es mucho más relajada, predecible, y además, sabes que será cómplice de tus pensamientos absurdos, que si, son absurdos, pero al menos predecibles. Nunca me hubiera atrevido a decir estas cosas, pero gracias a la investigadora, como ven, me estoy tirando a la piscina.

Y lo de la limpieza… como argumenta la susodicha, qué decirles. Que las mujeres limpian mejor no lo sé, pero cuando yo limpio mi casa los resultados nunca son lo óptimo que debieran, por mucho que frote y frote sin parar. Las mujeres son capaces de ver pelusas que yo para detectarlas necesito lentes de aumento y ponerme a contraste de la luz donde pueda visualizarlas. La investigadora sueca ha dado desde la ciencia una respuesta a todas las dudas que me acaecían sobre mujeres…

Sin embargo, para mi algo muy importante es que en cuestión de derechos, no debiera haber diferencia entre hombres y mujeres. En vez de pelear para que unas tengan pelos en las patas y los otros los pechos depilados, podrían volcar todas sus fuerzas en el reconocimiento de los derechos de las mujeres, no sólo en nuestro país, si no fuera de nuestras fronteras, sin que ningún tipo de sociedad o civilización diferente fuese una excusa para que los derechos de éstas fueran conculcados. Podrían pelear para que tuvieran derecho a voto, para que puedan decidir con quien casarse, para que tengan una educación apropiada, para que no las cubran con una manta todo el día y tenga que mostrar una sumisión vergonzante, para que no le mutilen sus genitales ni las lapiden. Sin ir muy lejos, podrían luchar para que no se siguieran prácticas amparadas en la tradición como la verificación la virginidad de ellas antes del matrimonio… en fin, para que tengan respeto y dignidad. Podrían hacer extensibles esta defensa de derechos también a los homosexuales… Hay mucho trabajo que hacer en pro de los derechos de las mujeres para andar perdiéndolo en criticar lo que la naturaleza ha determinado. Si hacen eso, en vez de sus chorradas, al menos conseguirán que las mujeres y los hombres sí tengan algo en común (que no sean los pelos): los derechos.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com