Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

07/02/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
El fin de la fiesta

El fin de la fiesta

Han pasado algo más de tres semanas desde el monotemático debate que se vivió en el parlamento sobre el terrorismo. No deja de dar vueltas en mi cabeza la frase de Mariano Rajoy “Cuando las luces de la fiesta se apaguen, cuando quede recoger, y mire a su alrededor, solo estaré yo”. Un “yo” con mayúsculas y enfatizado, un “yo” que a su vez supone la propia penitencia del PP. En la derecha española saben que los únicos partidos estatales que quedan son ellos y el PSOE. Cuando la aritmética parlamentaria ofrezca algo de mayoría al PP, sabrá que sólo tendrá como aliado a los socialistas. El nacionalismo desde que olió sangre en el socialismo, le ha dado un mordisco y están a la espera de obtener su recompensa, sin pensar en soltar la pieza, quedando aquel atrapado entre las fauces de los susodichos nacionalistas, antisistemas y una cosa parecida a izquierda desunida. En el PSOE también llevan su penitencia ahí. Saben que sólo el PP les puede sacar de las fauces de éstos, y pareciera que se mantienen la espera de que el milagro ocurra.
O sea, que yo también creo que lo más lógico sería que ambos partidos negocien como gobernar la nación. Obviamente el PSOE ha preferido echarse al monte esperando domar a las fieras que lo único que piensan es en devorarlo y despedazar lo que queda del estado español. Ahí siguen sufriendo las consecuencias en su intento de contentar a todos, dando lugar a esta especie de desgobierno que no para de dar vaivenes, sorpresas, comentarios frívolos y frases grandilocuentes y vacías. En frase de nuevo de Rajoy, un gobierno “a salto de mata”. Desde el gobierno quieren compensar al que más sediento y hambriento se encuentre, que por añadidura, es el más agresivo. Es como cuando la madre de los pajarillos llega al nido, y la presa se la dará a la cría más hambrienta, que es el que desarrolla la mayor agresividad. Las víctimas del terrorismo no parecen agresivas, así que nunca obtienen nada de este gobierno pusilánime. Los otros, han visto que ser más violentos, más agresivos, más peligrosos, les está dando unos réditos que no se esperaban. Vamos, que en una como ésta no se va a encontrar en lo que les queda de vida y piensan aprovechar el tirón. Tal que al boxeador al cual se le ha abierto una ceja, el contrario sabe que es ahí donde debe golpear, y aquel verá como todos los golpes van a parar a la misma ceja, mientras que la sangre que brota no es más que una campanilla de estímulo para llamar a más golpes.

Mientras, los nacionalismos se agrupan en formaciones de siglas supranacionales de nombre impronunciable y juegan en el patio, como en el colegio, a ver quien la tiene más larga, pero ellos a ver quién la dice más gorda: Yo nación, yo me pido realidad nacional, yo nación periférica, yo sensibilidad nacional, yo estado independiente…. Aprovechemos que estos andan alicaídos, y de paso en los estatutos les colamos la financiación, que parece que no se han dado cuenta que los número no salen. Mientras el que se supone que es el maestro de ceremonias, sigue diciéndoles a todos que sí, sigue firmando cheques en blanco, poniendo buena cara, sigue riéndoles las gracias, y no se da cuenta que la caja no da para tanto.

Pues bien, el PP, tantas veces engañados por el susodicho, ha dejado de dormir el sueño de los justos y lleva últimamente de forma agresiva, pero clara, lanzándole todos las barbaridades a este gobierno a la cara. Algunos se quedan en los aspectos superficiales de la agresividad, pero sin embargo, aún siendo el mensaje agresivo, detrás de ellos llevan una mano tendida. No paran de decirle: Vuelvan con nosotros, continúen a nuestro lado, bajo el amparo del papelito que ustedes desprecian y que curiosamente ustedes mismos propusieron. Nos tendrán a su lado de verdad.

En el PP saben que el único aliado decente que les queda en este parlamento, un parlamento donde unas minorías tienen un trágico peso, es el partido en el gobierno. Se podría interpretar que actúan (la oposición) con un comportamiento podamos decir que infantil, como cuando al niño de la guardería le gusta la niña de al lado, y la única forma de hacerse notar es tirándole piedras en la cabeza o dándole con el borrador en la cara. Eso es lo que ocurre en el PP. Son agresivos, pero saben que tarde o temprano, a la hora de la verdad, se quedarán solos con el PSOE. Y de nuevo, tarde o temprano, las luces de la fiesta se apagarán. Aquellos, los hooligans y antisistemas que tan amigos nuestros decían que eran, a los que el local les da lo mismo, tanto si arde, como si lo venden o la fraccionan, se habrán marchado por la puerta ebrios de la cantidad de bebida y repletos de la comida que han podido consumir a costa de los anfitriones nacionales. Rajoy mirará a Zapatero a los ojos, durante unos segundos, y ambos, sin mediar palabra, se dispondrán con una escoba y una fregona a recoger los estropicios del local. Cuando se apagarón las luces de la fiesta y Zapatero miró a su alrededor, como le habían advertido, sólo lo encontró a él.



 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com