Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

18/01/2007 - José Ramón Arévalo Sierra
La Isla picoteada

LA ISLA PICOTEADA
Un paseo por las carreteras del archipiélago nos permite echar un vistazo a las laderas, montes y demás terrenos en particular. En cualquier caso, independientemente de la categoría del suelo que estemos visualizando, el resultado es el mismo. La isla está picoteada por miles de construcciones ilegales y de autoconstrucción que se realizan sin ningún tipo de control o sanción. Los agentes de medio ambiente, se acercan, ponen sus correspondientes denuncias y se marchan sin que ocurra nada. Si cuando se acercan, los agentes les exigen la pertinente documentación de dicha obra a todas luces ilegal, los responsables de las mismas esbozan sin ningún tipo de problema o duda: “Tengo permiso verbal del alcalde”, como devolviéndonos de una patada a los años 40-50 donde los elementos de control del pueblo eran el Alcalde, el farmacéutico, El médico, El guardia civil y el cura… y nos imbuye en una sola frase de España negra.
Estas autoconstrucciones empiezan a exigir que se les den servicios de todo tipo como: recogida de basura, luz, agua, correo, etc… exigen unos derechos que ellos entienden normales, ya que si tienen casas, tienen que tener servicios, y si tienen servicios, no pueden ser ilegales.
En cualquier caso, la relación con el alcalde que les concede el permiso verbal es de por vida, si la relación con éste empeora, pueden estar seguros que mañana a primera hora tendrán a la pala y a los efectivos de la guardia civil dispuestos a desmontar el chiringuito. Malas relaciones con el alcalde, tener pocos contactos o que alguien te tenga manía en algún sector de la administración es el mayor seguro para ver aparecer la “caterpillar” por la puerta de la casa.
Tengo para mi que estas construcciones ilegales son el mayor problema ambiental de Canarias… se realizan en suelos generalmente rústicos o protegidos, con un considerable impacto ambiental sobre la fauna y la flora… obviamente, estas autoconstrucciones no han realizado ningún tipo de Evaluación de Impacto. Una pequeña construcción ilegal es un aliciente para que más construcciones ilegales vayan apareciendo de la noche a la mañana… si éste lo puede hacer ¿porqué no yo? Obviamente al poco tiempo exigiremos unos accesos adecuados, que automáticamente dará lugar a más construcciones ilegales, y llegamos entonces a la situación actual. Poco a poco el problema se va generando sin ningún tipo de solución.
Aún así, y siendo tan claro, una amplia mayoría confunden o interpretan mal los problemas del archipiélago, aduciendo que hasta aquí se ha llegado, que la isla no soporta más grandes obras y desarrollo, etc… sin embargo, un desarrollo equilibrado, reglado y dirigido por parte de la administración (a la que le suponemos la responsabilidad de velar por el equilibrio ecológico y desarrollistas del archipiélago) no es un problema. Existen multitud de mecanismos que permiten desarrollo y a su vez incrementar la conservación, siendo lo primero que se me ocurre las “medidas compensatorias”, es decir, recalifico algún lugar para construcción, pero me comprometo por ley a restaurar otras áreas degradadas. La ciencia de la ecología de la restauración ha evolucionado de forma dramática en la última década e incluso a mí, que trabajo en ello, me sorprenden los resultados que pueden tener estos proyectos.
Sin embargo, los ecologista han cogida la perra con los grandes constructores de canarias, a los cuales no pierden oportunidad de intentar deslegitimar en cualquiera de sus proyectos, cuando paradójicamente son los proyectos más controlados económica y ambientalmente. Tienen perfectamente realizadas sus evaluaciones de impacto ambiental y ninguna “moratoria” les va a salvar de sus responsabilidades en ese aspecto. Posiblemente también dediquen parte de los beneficios a mejoras ambientales, pero eso nunca se les reconocerá. Obviamente, hagan lo que hagan serán unos depredadores de espacios naturales y destructores de la naturaleza y costumbres canarias. Yo les pudo decir que el impacto ambiental de las grandes obras de Tenerife son una nimiedad comparado con el impacto provocado por los miles de construcciones ilegales, vertederos ilegales y demás “permisos verbales”. Nunca escucharán a ningún ecologista salir a la palestra defendiendo la toma de medidas.
En cierto modo es cierto, las construcciones ilegales tienen su origen en la falta de actuación de la autoridades, y una vez hechas, en la mayoría de los casos se les plantean problemas sociales) que no tienen solución de medias tintas (tirar una casa ilegal donde vive una familia no tienen mucho rédito político)… solución, moratoria tras moratoria, esperando que algún día de buena fe la gente cambie, y obviamente, asegurándoles a todos que esta vez si que es la última (como las regularizaciones de inmigrantes). Mientras tanto, los ecologistas, a sabiendas del problema, intentarán olvidarlo y nos calentarán la cabeza con el cambio climático, con el agujero de ozono, con el Apocalipsis y con la extinción del saltamontes piquirrojo de cabeza moteada del sur de Manchurria, que como todos ustedes saben, son los auténticos problemas que amenazan al medio ambiente Canario.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com