Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

23/06/2006 - Alberto Mansueti
La salida (4)

“La Salida” (4):

LO QUE PUEDES TENER
Y CÓMO TENERLO


Alberto Mansueti
Junio 2006


Como en los años ’70, América latina enfrenta una marea roja: el comunismo a las puertas. Como entonces, la opinión pública debate sobre sistemas político-económicos; y otra vez, de un modo muy desinformado.

Aquí nunca hubo capitalismo liberal. Hay que comenzar contando la historia. Por ej. en Venezuela, la Constitución de 1961 estableció algunas “garantías” para ciertas libertades económicas. Pero fueron de inmediato suspendidas indefinidamente. Por eso una larga serie de leyes antiliberales nos fue trayendo el colectivismo estatista, progresivamente: a cada fracaso de la izquierda, una izquierda más radical tomaba el relevo e imponía medidas más inclementes. Con la opinión pública fuertemente prejuiciada contra el libre mercado, sin partidos que asumiesen su defensa decidida, y con las “garantías” suspendidas, no hubo contención. De las desastrosas consecuencias, las izquierdas culpan al capitalismo.

“Neo” liberalismo. En los ’90, las reformas “neo” liberales fracasaron casi de inmediato: era una falsa salida, producto de la desorientación, y que mucho contribuyó a agravarla.

Asimetría engañosa. Por error se piensa en libre mercado y socialismo como opciones más o menos simétricas, sistemas igualmente escogibles, ambos con ventajas e inconvenientes para algunos y otros, entre las cuales cabe decidir. Y en “terceras vías”, que supuestamente reúnen “lo mejor de ambos” y evitan lo peor. Falso; un sistema crea riqueza, el otro la destruye. Falso que uno sirva a los ricos y otro a los pobres; uno da oportunidades a todos, sin privilegios, y otro no. Falso que uno sea mejor para producir la riqueza y otro para redistribuirla; sólo uno la produce, y también la distribuye, y con justicia. Pero es cierto que el otro, el socialismo, tiene enormes ventajas: para los poderosos solamente, que recogen lo que no siembran.

“La salida” pasa por explicar todo esto detenidamente.

Las leyes malas y su deshabilitación. Un sistema encarna en un conjunto de leyes. Un Programa de Gobierno liberal es principalmente una extensa lista de leyes a derogar o suspender.

-- ¿Qué es libre mercado? El sistema de los antiguos Códigos Civiles y Comerciales. Antes, las personas y empresas podían más o menos libremente disponer de su propiedad privada, y coordinar sus esfuerzos y factores productivos, para trabajar, asociarse, contratar, ahorrar e invertir y hacer ganancias, pagando sueldos y salarios, intereses, comisiones y dividendos.

-- ¿Y qué es socialismo? El sistema de las posteriores reformas y leyes especiales -más Reglamentos que leyes en sentido clásico- que confiscan la propiedad privada o sus inherentes derechos, y que prohiben, obstaculizan o encarecen todas las anteriores actividades, sometidas a severas restricciones, limitaciones, permisos e impuestos.

-- ¿Cómo cambiamos el sistema? ¿Cómo es la Salida? Muy simple: desaplicando todas esas leyes y Reglamentos, devolviendo propiedades y liberalizando actividades.

Constitución o Estatuto. Para ello ciertos derechos naturales han de tener rango supralegal, en una Nueva Constitución o en un Estatuto autonómico regional, que revierta los efectos de las leyes y medidas contrarias, e impida que vuelvan a decretarse. Es el primer muro de contención contra el colectivismo estatista. Pero es totalmente inefectivo sin otros dos:

Una fuerte corriente de opinión, y una fuerza política, ambas en favor de estas reformas constitucionales, que las expliquen, impulsen, y consigan sanción y aprobación -puede ser mediante Plebiscito-, y que las defiendan en su integridad una vez sancionadas.

Lista de 12 Resultados. Nuestra oferta. Es lo que puedes tener: hablamos de beneficios concretos, resultados palpables y tangibles. Y a corto plazo.

1. Un nivel de vida muy superior para ti, para tu familia y para todos.
2. Más empleos, mejores y más productivos y rentables.
3. Mucho menos pobreza, con la verdadera solución y no con paliativos.
4. Mucho menos corrupción.
5. Seguridad, Ley y Justicia.
6. Obras Públicas.
7. Dividendos cada año de las empresas privatizadas.
8. Excelente educación y atención médica de primera en institutos privados, para todos.
9. Jubilaciones y pensiones dignas, para todos.
10. Mucho más tiempo libre.
11. Gremios en sus genuinas funciones.
12. Cupones para la educación, atención médica y previsional de los más pobres, que serán mucho menos, y mucho menos pobres.

Carta de 11 Derechos. ¿Cómo puedes tener estos beneficios para ti y tu familia? Simplemente consagrando ciertos derechos, no privilegios.
-- Puede ser en todo el país, mediante una Reforma Constitucional.
-- Pero si es muy difícil reunir una mayoría en todo el país, puede ser en tu Estado regional, mediante un Estatuto Autonómico que los establezca. Y que garantice a la Entidad federal su cuádruple autonomía Política, Legislativa, Administrativa y Fiscal.

Hablamos de un Estatuto Autonómico en cada Estado, capacitando y habilitando a nuestra gente con 11 Derechos. Los derechos a tener:

1. Un Gobierno fuerte pero limitado, para la Seguridad, la Justicia y las Obras Públicas.
2. Una economía de libre mercado fuerte y rica, pleno empleo y alta calidad de vida.
3. Un Estado neutral, sin opiniones en materias privadas salvo daños a otros.
4. Impuestos moderados.
5. Sin inmensa deuda pública.
6. Moneda dura de curso libre.
7. Privatizaciones populares en el petróleo y la economía, con acciones para todos.
8. Mercados libres, con leyes, no regulaciones.
9. Instituciones privadas no dependientes del Estado.
10. Privatizaciones populares en institutos estatales de Educación, Medicina y previsionales, para maestros y profesores, médicos y enfermeras, empleados y obreros.
11. Cupones para los más pobres.

Para un cambio grande, y en serio para mejor, inmediato y radical. Encuestas en profundidad muestran que amplias mayorías tienden a confiar en los líderes neocomunistas y antisistema. En eso se equivocan. De plano.

Pero los sondeos muestran los motivos: las personas quieren la salida. Un cambio en la política, y grande; que debe ser para mejor, en serio, pues ya aprendieron que hay cambios para mal. Sus resultados positivos no han de ser para el largo plazo ni la cura necesariamente dolorosa, como plantean los “neo” liberales. Y asimismo las personas intuyen que un cambio así tiene que ser radical. En nada de eso se equivocan. Tienen toda la razón.

www.rumbopropio.org.ve


 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com