Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

03/04/2006 - José Francisco Fernández Belda
FELIZ TIEPI 2006

Aunque publicado originalmente en Diario de Avisos, el artículo no ha perdido vigencia al estar abierta una comisión de inverstigación en el Parlamento de Canarias sobre los efectos de la tormenta tropical Delta.

FELIZ TIEPI 2006

En España se han definido por ley dos índices para intentar medir la calidad de continuidad en el suministro eléctrico de la forma más objetivamente posible. Uno responde al acrónimo de TIEPI, basado en los tiempos de interrupción del servicio. El otro es el NIEPI, en función del número de cortes del suministro. Tanto el TIEPI como el NIEPI canarios de 2005 serán un desastre por culpa de la tormenta tropical ’Delta’ y sus efectos sobre Tenerife. Tormenta tropical a efectos de no alarmar más allá de lo estrictamente necesario al sector turístico, pero huracán de fuerza dos a efectos de ingeniería, que no suele entender de los problemas políticos sobrevenidos. Y parece que ’Delta’ está llamado a convertirse en el ’El Carmel’ de ATI en Tenerife y de CC en las demás islas. El desastre económico y humano originado por la tormenta ’Delta’ ha generado una lluvia de ataques a empresas y profesionales canarios que trabajan en el ámbito energético, a mi juicio injustificados y desmesurados. En cuanto a la Administración se refiere, Canarias cuenta con un cuerpo de profesionales y técnicos en la Consejería de Industria, y no sólo en el ámbito energético sino también en campos como las telecomunicaciones, de prestigio nacional incuestionable y una reputación ganada con esfuerzos y, en muchos casos, con sacrificios personales que, por esto de los tópicos sobre los funcionarios, no se les reconoce. Esta capacidad profesional, que también existe en gran medida en la plantilla de Unelco, se ve condicionada por instituciones locales con mucho poder pero a merced de un puñado de votos insularistas.Como consecuencia del control ejercido por los funcionarios de Industria, bajo la dirección política del PP en Industria entre julio de 2003 y mayo de 2005, se lograron mejoras sensibles en los índices TIEPI y NIEPI de Endesa en Canarias, hasta el punto que en el periodo de Luis Soria como consejero, Unelco recibió casi tantos expedientes como en los 15 años anteriores. Una Endesa que será rebautizada con toda seguridad a partir de mayo como Endesa-Gas Natural y que, sobre su filial canaria Unelco, algunos políticos pintorescos e indocumentados han lanzado una serie de tópicos. Hasta han afirmado con rotundidad casi científica que las torres derribadas por un viento con una fuerza desconocida en Tenerife cayeron porque estaban oxidadas. Y otros han culpado del problema al Instituto Nacional de Meteorología. Sólo faltó culpabilizar al obispo de Aquisgrán. Sin embargo, la eléctrica canaria, que dirige José María Plans, debería ser propuesta para una Medalla al Mérito Civil por hacer casi milagros para poder transportar y gestionar las crecientes demandas de energía cuando algunos alcaldes impiden que se tracen tendidos eléctricos de alta tensión sobre sus municipios. Y si se soterran las líneas, como pide un grupo de personas en el Sur de Tenerife, el precio del recibo de la luz deberá incrementarse para absorber los sobrecostes. Cada kilómetro bajo tierra cuesta veinte veces más de media que el aéreo, según dicen los expertos consultados. Imagínense 23 kilómetros en Tenerife, 40 de Lanzarote, 80 de La Palma, etc. ¿Es asumible socialmente pagar un precio de la luz más alto por querer reducir el impacto visual de las líneas de alta tensión en zonas sin especial interés paisajístico? Pero lo malo es que con eso sólo habremos atacado un aspecto del problema. ¿Qué ocurriría si, en lugar de ser por el viento, el desastre se hubiera debido a una tromba de agua como la que descargó el 31 de marzo de 2002?La calidad del servicio en Canarias, medido por el TIEPI, mejoró un 40% en las Islas en 2004, según los datos del Ministerio de Industria. En el año 2002 este mismo índice quedó en Canarias por los suelos debido a las lluvias torrenciales caídas sobre Tenerife en aquel infausto mes de marzo. Es decir, que la inoperatividad tinerfeña para solucionar sus problemas estructurales, como es el caso de Vilaflor, implica que el resto de la región canaria esté penalizada con una credibilidad energética similar a la de algunos países caribeños. Y esto puede influir a la hora de tomar decisiones para la instalación de industrias o servicios en Canarias. Pero claro: Barcelona es a Cataluña lo que Tenerife a Canarias. Y el mercado debe seguir la agenda que marca Nivaria, como el Valle de Arán hace lo que se marca en la Ciudad Condal.En junio de 2004, Luis Soria, por la Consejería de Industria y Rafael Miranda, por Endesa, firmaron un plan de calidad del suministro eléctrico y un plan de calidad en la atención comercial que contemplaba numerosas acciones de mejora en ambos campos. Este plan se ha desarrollado a lo largo de este 2005 y debería continuar en los próximos años, al menos eso esperamos todos.Es difícil, si no imposible, hablar racionalmente de energía si en Canarias no se concreta y se aplica el Plan Energético Canario, el PECAN, previamente. Pero para que se aplique este plan aquí, el Gobierno de España ha de sacar adelante primero el Plan Energético estatal, que incluya aspectos relativos a los seis sistemas energéticos insulares canarios. De lo contrario, sería como caminar a ciegas, ya que no se podrían acometer las actuaciones e inversiones recogidas en el PECAN sin que estas iniciativas estuvieran respaldadas por la planificación estatal. ¿Se podría pensar que Unelco, o la compañía que estuviese, invertiría en el sistema eléctrico canario sin tener garantizada la retribución correspondiente por el sistema eléctrico nacional? Pero también es necesario que aparezca un liderazgo institucional claro y con criterios profesionales que acabe con tanto cacique local en el tinglado eléctrico.Al margen de que las formas de Endesa son similares a las que Madrid empleaba en La Habana en 1898, al haber dejado a sus ejecutivos como si fueran réplicas del general Silvestre en la batalla de Annual, la afirmación de algunos políticos sobre que van a expedientar y sancionar a Unelco Endesa por haber sufrido un desastre natural, lo único que puede originar es una sonrisa, máxime cuando la pronuncia un ingeniero.Hablar de liberalización del sector eléctrico está muy bien. Ojalá que empresas como Iberdrola culmine su presencia en las Islas, pero no para desplazar a la actual Endesa a través de una OPA, sino para competir ferozmente en un escenario, que si bien a priori pudiera ser poco atractivo para desarrollar actividades de generación, sin embargo si supone un incentivo para el negocio energético global. Hablemos de transporte, distribución, comercialización, energías renovables o venta de servicios de televisión por cable, entre otros.Lo importante para el bien común es que se instalen todas las empresas que quieran, pero que se comprometan con Canarias y capitalicen aquí. Por tanto, al igual que en Iberdrola, es bienvenida la entrada de la portuguesa Hidrocantábrico, la italogallega Fenosa, la británica Centrica o que la fusión por OPA, si procede, entre Gas Natural y Endesa origine un terremoto en el mercado, con el consi-guiente descenso de precios y mejora de servicios.Pero los políticos en el Gobierno no deben olvidar que un coche de alta cilindrada no está diseñado para circular por senderos de cabras y para eso hace falta un compromiso de las instituciones para que, si se origina un nuevo huracán Delta, como sugiere la ministra Narbona, no se enzarcen en un nuevo pin, pan, pun con las empresas para ocultar sus ineficacias administrativas.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com