Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

02/12/2005 - CanariasLiberal.org
Pluralidad informativa de calidad

PLURALIDAD INFORMATIVA DE CALIDAD

Tenerife se ha convertido en los dos últimos años sin duda alguna, pese a quien le pese por aquello del pleito insular, en la isla más mediática del archipiélago. A pesar de que Sergio, ese chaval “canarión” de costillar enjuto y aspecto atildado, ganara la última edición de “Operación Truño” no es nada, en términos económicos y de beneficio reportado a la productora, comparándolo con el “efecto Idaira” del que me consta que ha dejado más huella que el “efecto Axe”, hasta en la península.

Y eso por no hablar de aquel muchachote italiano, Nico me soplan a la oreja, metido a bracero temporal de “fresitas”; el insuperable e inimitable rompedor de todos los registros, Brito Arceo; o ya algo más alejado en el tiempo, Antoñito el de Granadilla, aquel que trinaba con alma de “soul” en otra edición de esa fábrica de ruiseñores que todos pagábamos con nuestros impuestos para enriquecimiento únicamente de los interfectos juglares y sus cuatro productores musicales.

Uno que se va haciendo mayor para aletargarse demasiado en la edad de la inocencia, aunque siga siendo demasiado inocente según para qué, se va haciendo a la idea, cada día un poquito más, del peso específico en la sociedad y por consiguiente del dinero que mueven los medios de comunicación.

Claro que como los hay más viejos en el lugar, y más avezados en el tema, ya tenían controlado y “partido”al “Bacallado” desde antes. Como buenos restauradores ávidos de alimentar las voluntades y las conciencias tinerfeñas, siguen aderezando al noble gádido con su tan manido “pil-pil” de soflamas frentepopulistas, vejaciones sistemáticas y convocatorias manifestaciones faraónicas de periodicidad anual; amén de una fina emulsión de oscurantismo sobre las infraestructuras proyectadas en la isla.

Dentro de este selecta “criptosociedad” de controladores de la conciencia chicharrera, que se me venga a la memoria en este momento está un joven que despuntaba y brillaba con luz propia en el seno de Izquierda Unida de Canarias –y no, no es José Carlos Mauricio, aunque también en su casa se cuecen habas– allá por la década de los noventa. Premio, botellín de lejía para la señora si ha dicho José Manuel Corrales.

De hecho, aún tengo pesadillas con el rictus facial de satisfacción libidinosa que tenía a principios de abril del 96 mientras le zarandeaban, cual ocho puntas en cada asta abatido en una montería, dos maderos en la sentada de la vía de ronda. Claro, que él, aún hoy en día, cuando vuelve al jardín de rosas de General Mola desde Tegueste, es de los que hace paradita y fonda a conversar con los Abreu de La Laguna de toda la vida.

O con Santi Pérez, también de La Laguna de toda la vida; aunque con él la conversación no debe ser tan productiva porque con esa memoria de pez abúlico… Mira que volver a olvidarse a la hora de dar lo comunicados que su partido sí que ha financiado, sí ha sacado una partida de “perritas” para el puerto de Granadilla… ¡Maldito el día en que desapareció la Micebrina!

Algunos, pongamos por ejemplo a César Rodríguez Placeres aunque bien valdría cualquiera de los cantamañanas asiduos a las tertulias televisivas nefandas y de corte onanista (entiéndase como la faceta del placer y regodeo que uno puede proporcionarse a sí mismo viéndose u oyéndose a posteriori), ya saben bien de los reportes económicos que puede dar el eco mediático bien dirigido; y por eso se han afanado en mantener vivo el espíritu del ¡NO!, ahora reconvertido en el del ¡SÍ!, y en azuzar las únicas ascuas que dejarán al Chicharro sin cocinar.

Hombre, uno podría pensar que es verdad que están convencidos de la inutilidad de estas infraestructuras, aunque eso no justifique la manipulación de informes técnicos ni la descalificación sistemática de los representantes elegidos en las urnas. Pero es que en realidad, lo que hay es un trasfondo tan vil como el que critican a diario: el dinero. Por eso, se le queda a uno la sangre como leche helada cuando oye ecos de que el sujeto tomado como ejemplo un párrafo más arriba se presenta, mano boca arriba y palma extendida, en el Gobierno de Canarias al grito de “a ver que cacho de pastel me toca” justo antes de recibir una subvención de 60.000 euros a tocateja.

Claro que después, para compensar el “Ph” en el otro bolsillo se va dando una caminata ligera hasta el Cabildo de Tenerife, tensa la pernera, estira el borde exterior… y !Tachán¡, por arte de birlibirloque aparecen otros 30.000 del ala, también en concepto de subvención. La sola posibilidad de que esto sea cierto, o de que las cifras se acerquen a la realidad, es escalofriante.

Yo creo en la pluralidad informativa, y me parece lo más justo en democracia; y que en un Estado de Derecho se contemple una parte de los fondos para ayudar a que pequeños medios cubran todas las caras de la realidad. Jamás debería alguien que informe rendir pleitesía a las autoridades. Lo que es seguro es que ni el Pepe Rei “de palo” este, ni su Guancheabertzale Irratia (léase Radio San Borondón) informan, ni hacen radio de calidad, ni están a la altura de lo que se espera de una emisora seria.

Luego la reflexión es si merece recibir este dinero o si por contra el desembolso pecuniario se debería redirigir hacia otras emisoras emergentes con un poco más de rejo profesional. Porque además, y déjenme ser malpensado, con el grado de implicación en la causa del que hace gala, nada nos asegura que pueda desviar fondos a la manutención de la campaña, además de a través de las ondas y otros apoyos, en vez de destinarla a favorecer el florecimiento de escritores, músicos u otros creadores de cultura canaria.

Reconfortados los oídos por amena tertulia y el estómago por caldos de Tacoronte, en un pensamiento nocturno, llega uno, vía de ronda camino de casa, a la conclusión de que Tenerife funciona como un “reality show” donde sube la audiencia el concursante más rudo y que más ruido hace, aunque la experiencia televisiva nos dice que nunca suele ganar. Qué derroche de vehemencia tan mal encauzada… y si no, vuelvan las cabezas y miren a Mogán.


Fernando Guanarteme

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com