Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

14/06/2005 - CanariasLiberal.org
¿Qué nos espera el 28 de junio?

¿Qué nos espera el 28 de junio?
FERNANDO GUANARTEME

La cuenta atrás de Bruselas, como la llegada del verano, sigue su curso imparable. El 28 de junio es la fecha elegida para que la Comisión Europea de Mediambiente se pronuncie a favor o en contra de la construcción de esta versión jíbara del puerto industrial de Granadilla. En caso de que este organismo se exprese favorablemente ¿Acatarán esta decisión las plataformas, asambleas, asociaciones, coordinadoras, centros socioculturales etc? ¿Pararán las bufonadas en el Médano y en Méndez Núñez? La respuesta es no.

Cuando el proyecto sea aprobado veremos más sentadas y más denuncias porque algunos aún no han saciado su necesidad de notoriedad, y otros ya han hecho del no y la mentira su “modus vivendi”.

Aunque lo previsible en un Estado de Derecho democrático sería que se acatase la decisión de la última instancia, porque no hay ninguna superior a la que poder recurrir, está claro que no va a ser así.

Bajo argumentos tan inconsistentes como “defendamos la isla para nuestros nietos y nuestros hijos”, bien adobado con soflamas tan trasnochadas, y más propias del politburó de octubre de 1917, como “el pueblo unido jamás será vencido” o “Cristina escucha el pueblo está en la lucha” algunos tratarán de seguir imponiendo su idea de cómo quieren ver a Tenerife, abocada a un declive económico irremisiblemente. ¿Pasión ciega u orejeras de burro?

Lo cierto, es que la isla es de ellos y de otras 800.000 personas más, con capacidad de reproducción que presumiblemente trasmitirán a sus nietos, que mayoritariamente aprueban la construcción del puerto de Granadilla, del anillo insular, del tren del Sur y de la segunda pista del aeropuerto Reina Sofía.

Con el “día D” tan cerca ya no es menester buscar las motivaciones que han llevado a unos y a otros a oponerse a la mejora de las infraestructuras tinerfeñas ni de los medios que han elegido para hacerlo. Pero sí es especialmente llamativo, y hasta cierto punto preocupante, el empeño de unos pocos para tratar de imponer su pensamiento único–qué paradoja que después tilden a quines no piensan como ellos de fascistas–, su discurso ecolotalibán y su lenguaje fundamentalista al sector más joven de la población.

En parte porque esta asonada ha sido gestada en la Universidad de La Laguna; y en parte porque se han aprovechado, con añagazas y de forma ladina, de esta parte de la sociedad que aún está formándose para percibir de forma crítica la realidad que les rodea. Lamentable.

Han sabido presentar, mediante intoxicaciones mediáticas e incluso dotándose de un aparato informativo propio, lo que ellos consideran sus cajas de Pandora y su causa como de “interés común de toda la sociedad (…) expresarlo en forma idealista, y dar forma universal a sus propias ideas, presentarlas como las únicas relaciones y universalmente válidas”, como ya dijeron en su día Marx y Engels.

Tampoco les han faltado epítetos del estilo de construgobernantes, politicomafiosos en su lucha contra el neoliberalismo, o lo que ellos llaman neoliberalismo. Pero, ¿Qué han conseguido? ¿Una superioridad moral? ¿Frenar la globalización? ¿Dividir a la sociedad chicharrera? La única consecuencia palpable en la sociedad tinerfeña es que la cultura del diálogo se ha visto cercenada. La gente evita estos temas en las conversaciones porque su mensaje ha sido claro: O estás con nosotros o estás contra nosotros. Alguien dice “yo quiero que se haga el puerto”, respuesta inmediata: “O eres un idiota, o eres un insensato, si es que no estás en el gremio de los estafadores, mentirosos y especuladores de contrato “bajo manga”. Repito, ¡Qué paradoja que después tilden a quienes no piensan como ellos de fascistas!

Esperemos que cuando se apruebe el proyecto esta espiral de locura toque a su fin. Por el momento, lo único que me consuela es que en Santa Cruz todavía el tiempo es clemente y no tenemos un Palacio de Invierno…



Fernando Guanarteme

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com