Inicio | Artículos | Autores | Foro | Links | Conferencias

Temas

+ ECONOMÍA

+ EDUCACIÓN Y CULTURA

+ INFRAESTRUCTURAS Y TRANSPORTES

+ LIBERALES IMPRESCINDIBLES

+ LIBERALISMO

+ LIBROS RECOMENDADOS

+ MEDIO AMBIENTE Y ECOLOGÍA

+ MISCELÁNEA

+ POLITICA EXTERIOR

+ SANIDAD Y PENSIONES

+ TURISMO Y COMERCIO

+ URBANISMO Y VIVIENDA

Artículos

20/05/2005 - Víctor Gago
El REF de Rubalcaba



La nueva etapa de colaboración de PSOE y CC ha comenzado con una discusión gramatical. Después de echar al PP del Gobierno regional porque se puso muy pesado en denunciar la discriminación de Canarias por Zapatero, CC esperaba que su encuentro con el PSOE se plasmase en las resoluciones del debate sobre la Nación. Pero no fue así, y el PSOE y ERC presentaron una resolución que abre la puerta al desmantelamiento del Régimen Económico Fiscal (REF) canario, un fuero de libertad económica y baja tributación con más de quinientos años de historia.

La medida anima al Gobierno a promover en Bruselas el encaje del REF en el proceso de armonización fiscal europea, lo cual es una invitación a su voladura jurídica, porque la naturaleza de la armonización fiscal es, justamente, erradicar las ventajas de unos países con respecto a otros. La medida, aprobada con la oposición en bloque del PP, ha desatado una tormenta política en Canarias, no sólo porque ataca el hecho diferencial isleño (que no es una lengua, una raza o una cultura, sino su histórica libertad económica en el Atlántico, reconocida por el Derecho comunitario y emulada por Irlanda, un país que, como Canarias, ha convergido intensamente gracias a ella), sino porque el ataque proviene de ERC, además del PSOE, lo cual ha añadido prejuicios territoriales al malestar por la moción. En Canarias se ha recordado cómo, en 1993, durante la tramitación de la Ley del REF hoy vigente, CiU vetó en el Congreso la posibilidad de que la Zona Especial Canaria (ZEC), régimen de baja tributación incluido en el fuero isleño, acogiese entidades financieras y de seguros, restringiendo la actividad beneficiaria a los servicios no financieros y las manufacturas.

El PSOE canario se ha apresurado a afirmar que todo se debió a un error gramatical, por una preposición mal escogida. El texto de la resolución dice “insertar [el REF] en el proceso de armonización fiscal”, donde debería haber dicho “insertar [el REF] ante el proceso de armonización fiscal”, según explicó el secretario general del PSOE canario, Juan Carlos Alemán, intentando capear el temporal.

Pero el portavoz socialista en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, agobiado por el murmullo de la polémica que le llegaba de Canarias, y quizá exhortado por el papelón del ministro canario de Justicia, que votó a favor de la resolución sin leerla, convocó a los periodistas canarios acreditados en el Congreso para decirles que, de error gramatical, nada de nada. La moción estaba bien escrita y decía lo que decía. El problema es que todo el mundo, menos Rubalcaba, lo había interpretado mal, porque, para el portavoz socialista, insertar el REF en la armonización fiscal no implica someterlo a ella. La clave está en el verbo "insertar", explicó Rubalcaba. "Insertar" las ventajas fiscales canarias en el proceso de armonización de la UE quiere decir, según este docto intérprete, que "se mete, pero no se modifica".

Aún no repuestos del impacto de la doctrina del "mete y saca" ilustrada por el genio del "pásalo", hay que concluir que se "inserta” el REF en la armonización fiscal europea, pero para que se armonicen los demás. Unamuno dijo: "Que inventen otros" y Rubalcaba le responde, en la España plural: "Que armonicen otros. Yo inserto".

Lo más tranquilizador de todo es que Rubalcaba dijo que consultó con Paulino Rivero y que éste avaló su dictamen lingüístico. Zaratustra consultando a Rastrojos.

Los tres escaños de CC en el Congreso sirven de poco al Gobierno y al PSOE, pero al menos Paulino Rivero sirve de diccionario a Rubalcaba. Uno de los diputados de CC está a un paso de provocar la disolución del grupo y la emigración al Mixto. Román Rodríguez, ex presidente autonómico, no pertenece a CC desde que, en febrero, la abandonó para formar su propio chiringuito nacionalista. Si continúa adscrito a CC en el Congreso es porque aspira a compartir la subvención electoral y la portavocía con Paulino Rivero, a quien ha puesto plazo para el reparto. CC no existe, salvo por algún concejal o consejero de Cabildo, en las instituciones de Gran Canaria, una de las dos islas capitalinas, donde ha sido barrida por el PP desde 2003. Así que Paulino Rivero ha tenido que hacer horas extra, últimamente, para conseguir que el PSOE y Zapatero le den algo de vidilla a CC.

Al conocer que un policía, Maussili Kalaji, liberó los teléfonos móviles que se utilizaron en los atentados, el Presidente de la Comisión del 11-M dijo que se reserva su opinión para “evitar más polémicas y enfrentamientos”. Una semana después de la entrevista de Zapatero con Adán Martín (presidente nacionalista de Canarias) en La Moncloa, CC ha expulsado del Gobierno al PP. Y por si estos servicios no fueran suficientes, Paulino Rivero hace también de diccionario para Rubalcaba.

Cuando leemos a toda pastilla que el PP se ha aislado de la era de Acuarius, no percibimos el frío que debe de sentir Rajoy fuera del consenso lisérgico, hasta que no visualizamos a Paulino Rivero dejando solos a los 147 diputados del PP. Uf, eso tiene que helar.


Original publicado en Libertad Digital. Con el conocimiento de su autor.

 

 

© Canarias Liberal - www.canariasliberal.org - info@canariasliberal.org

Sitio web desarrollado por www.canaryservices.com